Una cabaña en el comedor

Una cabaña de carton

Era un día de colegio,  Ane, Naroa, Iker, Iranzu, Ion y hasta… yo esperábamos con entusiasmo que llegara la una del mediodía para ira  a comer ¿Sabéis el motivo? Ahora os lo explico.

Ya teníamos el coche preparado en la puerta del colegio. Nos montamos y en menos de un abrir y cerrar de ojos nos encontrábamos en el comedor; la mesa estaba puesta y la comida preparada.

En tres cuartos de hora ya habíamos comido y nos habíamos lavado la cara.  Nos juntamos en el garaje y con unos cartones que nos había dado mi madre empezamos a construir una casa de cartón ¡No os podéis imaginar el entusiasmo que poníamos al ir montando las piezas! Creíamos que en un día la podríamos montar pero no fue así. Llegó la hora de ir al colegio y nuestro trabajo de albañil lo tuvimos que dejar a medias. Recogimos la cabaña y al día siguiente la terminamos. Cuando ya habíamos acabado de poner los cartones, la chimenea, la puerta, las ventanas y el suelo, empezamos a pintar. Cada uno hacía lo que quería. Había un montón de dibujos: Superman, arco iris, tabletas de chocolate, piruletas, una televisión, sillas, nuestros nombres…. ¡Que montón de dibujos! ¡Todos eran una maravilla! Justamente terminamos a la hora de ir al colegio por la tarde.

Después del fin  de semana, en el comedor, lo pasamos fenomenal. ¡Qué pronto terminamos de comer par ir a jugar con la cabaña! ¡Qué bien nos lo pasamos!

¿Alguna veza habéis hecho una cabaña? ¿Qué elementos utilizaríais para hacerla?

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.