UN DÍA DE BARBACOA

Monasterio de Iranzu

El día 26 de mayo, sábado, a la tarde, fuimos a Iranzu a merendar y preparamos la barbacoa para hacer unos sabrosos pinchos asados.

Lo primero que hicimos fue colocar la  leña, luego los hombres tenían que poner en los pinchos la carne y finalmente, dejarlos en el fuego para que se asasen. ¡Qué hambre tenía y…qué olor salía de la barbacoa!

  Al cabo de poco tiempo ya podíamos empezar a comer. La comida fue sabrosa, y de postre comimos sandía. Al terminar jugamos a la pelota, la comba… ¡Fue un rato muy divertido! ¡Me lo pasé muy bien! En uno de los juegos con la peloa ¡casi me dan en la cara! Pero por suerte me agaché y no me dio. ¡BUF! menos mal que no me dio, ¡qué alivio!. Resumiendo:  fue divertidisimo.

Ya se hizo de noche y me tuve que ir.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.