Las flautas traveseras

El otro día fuimos Irati, Ainara y yo a mi casa a jugar y vimos a mi padre que estaba cortando bambúes, así que fuimos a ayudarle.

Cuando partió todas las cañas de bambú subimos a mi casa. Entonces le pedimos a mi padre una rama de bambú para  cada una y nos las dio.

Experimentando con la flauta

Experimentando con la flauta

Nos preguntó a ver si queríamos hacer unas flautas traveseras e Irati y yo le dijimos que sí,  pero Ainara no quiso.

Os voy a explicar qué son las flautas traveseras. Las flautas traveseras son instrumentos musicales  de viento-madera. Al que toca este instrumento se le reconoce como un flautista (¿Os acordáis del cuento del Flautista de Hamelín?, pues él tocaba una flauta travesera). Los materiales que se emplean en la flauta travesera pueden ser: madera, plástico o alpaca o de materiales preciosos.

Después de que mi padre nos explicara cómo se hacían, fuimos a mi garaje a por un mini taladro y comenzamos a fabricar las flautas. Había que coger el bambú y hacerle siete agujeros, aunque luego tuvimos que ir a por un taladro más grande para hacer el  agujero de la boca. Nuestra flauta no era ni de oro ni de plata, era de bambú. La pena fue que no sonaba porque aunque el tallo del bambú es hueco, tienen una especie de anillos o nudos macizos cada pocos centímetros y eso es lo que  no permite dejar pasar el sonido.

Os voy a contar un dicho sobre  el bambu “Cuando sopla el viento, el bambú se inclina, cuando deja de soplar, el bambú deja de hacer ruido”

¡Qué raro que sea tan duro y se doble! ¿No os parece ?

 

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Marta el 10 marzo, 2013 , a las 11:28

    Si es raro pero yo creo que aunque sea duro tambien es muy flexible y se deja mover por el viento sin romperse .
    A mi me gusta tocar la flauta travesera.

    • jon el 11 marzo, 2013 , a las 11:20

    ¡Qué pena que no se pueda tocar la caña de bambú! Si se pudiera tocar yo me haria una flauta travesera y tocaría todos los días un rato

    • Ariadna el 11 marzo, 2013 , a las 23:40

    ¡Qué buena idea tuvo tu padre! Me pregunto qué hará con el resto de bambú que no os dio. Es una pena que no suene pero como tu padre tiene un taladro le podéis hacer agujeros en esos anillos que tiene ¡Seguro que sonaría precioso!

    Saludos.

    • yana el 12 marzo, 2013 , a las 9:15

    Sí que es raro que sea dura y se doble. A mí me gustaría tener una flauta travesera fabricada por mí y tocarla todo el día. Hay una canción muy bonita sobre la flauta travesera y suena genial. Pero la tuya, como el tallo del bambú es hueco, no la puedes tocar.

    • Estela el 12 marzo, 2013 , a las 12:17

    Lástima que no suene, pero si coges una flauta travesera normal y le sacas la boquilla, puedes hacer una parecida (pero más sencilla) y harás que suene.

    • Ainara el 12 marzo, 2013 , a las 20:52

    ¡Qué divertido fue ese día! Yo a pesar de que no me hice la flauta me lo pasé fenomenal viendo como construíais vuestras propias flautas traveseras.
    A mí sí me un poco raro que sea tan dura y a la vez que se doble fácil porque es como las reglas flexibles lo que pasa que es duro como el hierro.

    • irati el 12 marzo, 2013 , a las 21:49

    Ya quisiera tener una flauta travesera pero de bambú no.

    • Aintzane el 13 marzo, 2013 , a las 12:08

    ¡Qué idea más bonita tuvisteis! Aunque la flauta no suene, es muy bonita.

    • andriana el 13 marzo, 2013 , a las 20:21

    ¡Qué buena idea! tu padre sí que sabe cómo aprovechar bien el material. La flauta travesera parece muy chula, además, por una parte es especial, porque está hecha de bambú y es de color verde, mi color favorito. ¡Cómo me gustaría tener una flauta así! La pena es que no sale el sonido. Es curioso que el bambú, siendo un material tan fuerte, se pueda doblar.

    • sergio el 13 marzo, 2013 , a las 21:58

    Ahora me entero gracias a tu artículo de que el Flautista de Hamelín tocaba la flauta travesera, aunque ya he oído ese cuento más de una vez.

    • Sonia el 14 marzo, 2013 , a las 17:20

    ¡Que guay! Vaya idea más original que tuvo tu padre. Ya me gustaría haber estado ahí. Por cierto tu padre, ¿de dónde sacó el bambú?

    Un saludo.

    • Paula el 13 febrero, 2016 , a las 17:55

    No suena por distintos motivos, uno porque el extremo de la embocadura (el lado por donde se sopla) debe estar cerrado, por ahí no puede pasar aire. Otro motivo es porque aprender a sonar la flauta no es cosa de dos minutos, ni de diez ni de un día. Es un instrumento difícil de hacer sonar al principio. Debes aprender a poner los labios y a dirigir el aire. Sin alguien que te guíe, puede ser muy complicado ya que además se trata de una flauta hecha a mano en casa. La forma de soplar puede parecerse a cuando haces sonar una botella.
    Otra cosa, la niña de la foto, no tiene las manos bien colocadas, por eso, aunque consiguiera hacerla sonar, sólo podría sacarle un sólo sonido, que además no equivale a una nota concreta. Así que antes deberíais aprender a colocar las manos de forma correcta.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.