Semana Santa en San Vicente de La Sonsierra

Procesión

Procesión

Ya que hemos estado hace poco en Semana Santa, os voy a hablar de la Semana Santa en San Vicente de La Sonsierra, el pueblo de los “Picaos”.

San Vicente es un pueblo de la Rioja de unos 1159 habitantes. Allá la Semana Santa es un teatro, porque participan personas mayores de edad.

Los hombres, Disciplinantes de la Cofradía de la Santa Veracruz de San Vicente, más conocidos como “Picaos” y las mujeres, “Marías”  que van ofreciendo un sacrificio a Dios o a  la Virgen Dolorosa. Las Marías hacen el recorrido descalzas e incluso algunas arrastrando largas y pesadas cadenas.

El vestido que llevan es un hábito negro  parecido al manto de la Dolorosa. Cubren su rostro con unas puntillas largas que les permite ver el suelo que pisan y que no sepan quienes son. Las Marías pertenecen a la cofradía desde el año 1998 según se aprobó en junta general con el fin de dejar que la mujer participe, porque antes no le dejaban. Cualquier mujer que lo desee puede vestirse de María y el tope máximo es de cuatro Marías por acto, no hay un nº mínimo y alguna vez nadie ha salido de María.

Marías

Marías

Dos cofrades las van acompañando para abrirles paso, y acudir a su encuentro cuando suben al Templo .

Toda persona que desee disciplinarse debe cumplir una serie de requisitos: ser mayor de edad, varón y disponer de un certificado de su párroco, que enseñe su sentido cristiano y su buena fe. Una vez cumplidos éstos, acudirá a la sede donde se le asignará un acompañante, hermano de la cofradía, que le servirá de guía, ayuda, consejo y protección, durante el tiempo de su penitencia.

Ya vestido con el hábito, acudirá a la procesión o a la Hora Santa, se arrodillará ante el paso al que haya hecho la ofrenda (generalmente ante «la Dolorosa» o ante el «Monumento» en la iglesia), rezará una oración y, al ponerse en pie, el acompañante le retirará la capa de los hombros y le abrirá la abertura de la espalda. El disciplinante cogerá la madeja por la empuñadura con las dos manos y, balanceándola entre las piernas, se golpeará la espalda por encima del hombro alternativamente, a izquierda y derecha, durante un tiempo que suele ser unos 20 minutos y se dan entre 800 y 1.000 golpes.

Picaos

Picaos

Después se inclinará y colocará la cabeza entre las piernas del ayudante, que le golpeará levemente tres veces cada lado de la espalda, en la zona lumbar, para que brote un poquito de sangre, que evite molestias posteriores, pero nunca para aumentar el sufrimiento. Después se golpeará 15 ó 20 veces más.

El utensilio que tradicionalmente se utiliza para «picar» se denomina «esponja» y consiste en una bola de cera virgen con 6 cristales incrustados de dos en dos, de manera que cada disciplinante recibirá 12 pinchazos.

Finalizada la penitencia, disciplinante y acompañante vuelven a la cofradía donde el practicante le lava y cura las pequeñas heridas con agua de romero.

Vosotros, ¿Habéis ido alguna vez a San Vicente de La Sonsierra? ¿Habéis visto los Picaos? ¿Y las Marías?

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • irati el 16 abril, 2013 , a las 10:41
    • Responder

    Yo nunca he ido a San Vicente de la Sonsierra.¡Qué daño se tienen que hacer los»Picaos»! No creo que yo me vista de Maria porque eso de llevar los pies descalzos con cadenas arrastrando…

    • Edurne el 16 abril, 2013 , a las 20:09
    • Responder

    Yo no he ido a San Vicente de la Sonsierra, pobrecillos que le pongan una esponja con seis cristales, al leerlo ya me duele hasta mi. Vaya Semana Santa más dolorosa que tienen.

    • Marta el 17 abril, 2013 , a las 13:34
    • Responder

    Yo no he estado nunca en San Vicente de la Sonsierra, no sabia nada de esa procesión y me parece que los que se dan los golpes tienen que sufrir mucho.

    • Ariadna el 17 abril, 2013 , a las 14:29
    • Responder

    Yo no he ido nunca a San Vicente de La Sonsierra y tampoco he visto a los «Picaos» ni a las «Marías». Me parece muy bien que desde 1998 dejaran participar a las mujeres. A mí no me gustaría se «Picao» ya que en mi opinión el dolor tiene que ser insoportable.

    Saludos.

    • Sonia el 17 abril, 2013 , a las 14:52
    • Responder

    Yo nunca he ido a San Vicente de la Sonsierra. No me gustaría ser María, porque si me clavo alguna piedra, o algún cristal… ¡Qué daño se tienen que hacer golpeándose con las esponjas! Vaya Semana Santa que tienen allí.

    Un saludo.

    • Sergio el 17 abril, 2013 , a las 20:30
    • Responder

    Yo no tenía ni idea de que existían los Picaos y tampoco sabía donde estaba San Vicente de La Sonsierra. Me parece que se tienen que hacer mucho daño con la madeja y con tantos golpes.

    • javier el 17 abril, 2013 , a las 22:41
    • Responder

    ¡Uf! A mí no me gustaría participar en esa Semana Santa porque no le veo ningún sentido que see peguen con esponjas, al menos a mí no me gustaría hacer eso.

  1. Yo nunca he ido a San Vicente de La Sonsierra. No me gustaría que se pegaran, ¡qué golpes se tendrían que dar! No he visto a los Picaos ni Marías en mi vida.

    • andriana el 18 abril, 2013 , a las 7:57
    • Responder

    ¡Qué Semana Santa más extraña!. Yo nunca he ido a San Vicente de La Sonsierra y tampo he visto a las Marías ni a los Picaos. Pobres hombres, con qué dolor se quedarán luego. No me gustaría ir a la Semana Santa que celebran allí.

  2. Yo no he ido nunca a San Vicente, no he oido hablar de San Vicente pero me gustaria ir para ver como es el pueblo

    • Aintzane el 18 abril, 2013 , a las 11:20
    • Responder

    A mí esa Semana Santa no me gusta poque lo que hacen en ese sitio da un poco de dolor.
    Yo nunca he visto a esos personajes.

    • Estela el 30 abril, 2013 , a las 11:08
    • Responder

    Yo no he ido nunca a San Vicente de la Sonsierra pero me da mucho asco lo que les hacen y me da pena.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.