Un día en Terra Mítica

En mis vacaciones de Semana Santa me fui a Benidorm, un sitio precioso. Os voy a contar cómo fue mi último día de vacaciones que lo pasamos en Terra Mítica. Fuimos mi hermano, Helena y Saioa con nuestras madres. Cuando ya habíamos cogido las entradas para el parque vinieron Félix y Judith, que en un principio sus padres no les habían dejado ir, pero con suerte les convencieron. Tuvimos que esperar un poco hasta que llegara el autobús para que nos recogiera y nos llevara hasta directos al parque de atracciones.

Antes de llegar, desde el autobús se podían contemplar las atracciones más altas. Cuando entramos nos sacamos unas fotos y luego nos separamos de las madres, fuimos directos a una montaña rusa, me daba un poco de «cosa» montarme porque era la primera vez que me montaba en aquella atracción. Te llevaba a 100 km por hora y daba giros de 360 grados. Al final decidí montarme y…¡me lo pasé genial!. Después fuimos a otra montaña rusa que no era tan fuerte pero era muy divertida  porque era de madera y pegaba unos golpes muy bruscos que te hacían reír a carcajadas aunque al salir casi vomito, pero de todas formas fue una buena experiencia.

infernus

infernus

Más tarde fuimos a una atracción llamada Infernus, en aquella no me atreví a montarme Cuando salieron (que fue muy pronto porque la atracción duraba unos 10 segundos)  fuimos a la caída libre que era de 100 metros, ésta me gustó un montón porque te causaba una «impresión impresionante».

Estuvimos buscando a las madres para ir a comer, teníamos todos/as un hambre… Cuando las encontramos nos fuimos a un restaurante en el que yo pedí un plato de macarrones a la carbonara y unos cuantos nagets, ¡mm mm, estaba todo delicioso!

Después de comer llegó la hora del cine en 3D, era muy guay porque el asiento se movía, había también un tu bito de plástico que te golpeaba en las piernas, un ventilador que te hacía pasar calor y frío. La proyección iba sobre una carrera de coches que parecían cohetes.

Al salir fuimos a las atracciones de agua, casualmente vino una nube gigante y empezó a hacer frío. De nuevo apareció el sol y volvimos al Infernus otra vez. Esta vez sí que me monté y cuando ya estaba sentado en el asiento tenía muchos nervios porque no había vuelta atrás. Acabó y me puse muy contento porque había sido  divertidisima y casi no notabas cuando estabas boca abajo.

Al salir vino Saioa muy deprisa para avisarnos que se había adelantado la hora del bus. Llegamos justo a tiempo, menos mal.

Fue un día impresionante, ¿a vosotros/as os gustan las atracciones?

14 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Marta el 17 abril, 2013 , a las 20:23
    • Responder

    A mí me encantan las atracciones, pero creo que no me atrevería a montar en el Infernus ni en la caída libre. Lo que me gustaría mucho es el cine en 3D y con asientos móviles.

      • javier el 17 abril, 2013 , a las 22:31
      • Responder

      La verdad es que esa atracción no es de las que más me gustara pero estaba divertida.

    • Ainara el 17 abril, 2013 , a las 20:30
    • Responder

    Yo cuando fui a Salou de vacaciones podía contemplar la montaña rusa más grande de España que está en PortAventura. Estaba todo el rato en el balcón para ver cuando pasaba gente y entonces les llamaba a mis padres.
    A mí me encanan las atracciones pero no me gustan las montañas rusas.

      • javier el 17 abril, 2013 , a las 22:29
      • Responder

      Esta se llamaba Shambhala y en esa me monté y era también impresionante y me gustó porque me monté dos veces.

    • Sergio el 17 abril, 2013 , a las 20:43
    • Responder

    A mí sí que me gustan las atracciones, aunque no haya ido a Terra Mítica estuve en Port-Aventura y casi había las mismas atracciones.

    • Edurne el 17 abril, 2013 , a las 21:57
    • Responder

    Yo ya he ido a Terra Mítica y me monté en el infinito que sube 100 metros, de allá arriba se ve todo Terra Mítica.
    También me monté en los donuts y mi padre y yo nos mojamos un montón.
    Yo no me monté en el Infernus porque no me gustan las montañas rusas.
    Pero me monté en muchas cosas más.

    • irati el 17 abril, 2013 , a las 22:10
    • Responder

    A mí me encantan las atracciones ¡ Qué morro tienes de ir a Terra Mitica!

    • ariadna el 17 abril, 2013 , a las 22:13
    • Responder

    A mí me encantan las atracciones pero no las que te das la vuelta porque a mí me da la sensación de que me voy a caer y me voy a hacer mucho daño. Aun así supongo que como a ti sí que te gustan las atracciones que te dan la vuelta te lo pasaste fenomenal. Algún día me gustaría ir a Terra Mítica contigo para que me digas en qué atracciones me debería montar porque son divertidas y en cuales no.

    Saludos.

  1. A mí me gustan mucho las atracciones, pero nunca he ido a las atracciones de Benidorm. ¡Qué divertido sería pasarte las Semana Santa en Benidorm!.

  2. Yo he ido 3 veces a Benidorm y a Trra Mítica, me lo pasé genial, estaban superbien

    • Aintzane el 18 abril, 2013 , a las 10:57
    • Responder

    ¡Qué guay es Terra Mítica! Yo nunca he ido pero me gustaría mucho,
    yo en esa atracción no me montaría porque las montañas rusas me hacen vomitar de mareo.

    • andriana el 19 abril, 2013 , a las 7:41
    • Responder

    ¡Qué bien te lo pasaste en Terra Mítica! parece un sitio genial. A mí las atracciones me encantan, además yo fui una vez a Benidorm pero tristemente no pude ir a Terra Mítica, aunque me habría gustado muchísimo. Desde la foto del artículo se puede ver como era la Infernus, a mí me daría mucho miedo montarme allí, pero en el resto de las atracciones me montaría encantada.

    • Sonia el 19 abril, 2013 , a las 11:05
    • Responder

    A mi me encantan las atracciones. Cuando fui a Disney, también me monté en una montaña rusa y me mareé un montón, porque también te dabas la vuelta.

    Un saludo.

    • Estela el 30 abril, 2013 , a las 11:21
    • Responder

    ¡Que morro! Yo también quise ir pero mi madre y mi tía que son unas sosas no nos dejaron a mi prima Sara y a mí «porque somos pequeñas» ¡Y tu fuiste! y nos tuvimos que quedar en el hotel. Íbamos a ir en barco con suelo de cristal para ver los peces pero a mí me daba un poco de miedo ese suelo y tampoco fuimos porque tampoco quisieron las madres.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.