Unas vacaciones muy especiales

Alrededor de Masaña

Alrededor de Masaña

No sé si os acordaréis de que Yana, la alumna de sexto, se compró un cobaya y lo llamó Masaña. Un día se le ocurrió traerlo a clase durante una semana y a todos nos encantó la idea. Esa semana nos la pasamos jugando con ella en los ratos libres pero en un abrir y cerrar de ojos ya llegó el viernes y con mucha pena nos despedirnos de Masaña.

Unos días después se me ocurrió que durante una semana entera de un mes trajera a Masaña para que todos pudiéramos disfrutar de ella. Tras hablar con Yana, la dueña, y M. Carmen decidimos que la idea se iba a llevar a cabo. A todos los alumnos/as de la clase les encantó la idea y se decidió que tendríamos a Masaña en clase la 2ª semana de cada mes ya que la había traído la 2º semana de marzo.

La primera vez que Yana trajo a Masaña los chicos dijeron que su estancia en el colegio era una especie de vacaciones y la verdad es que sí. M. Carmen nos preparó una lectura en la que hablaba de la lengua de los cobayas y de esa manera aprendimos mucho; nos sirvió para que a partir de entonces mirásemos con ojos de halcón los movimientos que hacía Masaña, de esa manera podríamos saber en qué estado se encontraba y…… ¡La mayoría del tiempo estaba contenta! por lo menos así nos lo expresaban sus movimientos y sus reacciones.

Alguna vez la soltamos por las mesas para que corriera y tuviera un poco de libertad, lo malo es que aprovechaba para hacer sus necesidades y  ensuciaba  la mesa.  Aún así nos encanta soltarla por las mesas y hacerle con los estuches cuevas para que se meta en ellas. A veces parece que se va a caer y nos da sustos pero no, aunque no lo parezca, es muy lista y  se asoma pero no se tira.

Observando los alrededores

Observando los alrededores

A los chicos les encanta ver cómo corre en su rueda pero lo malo es que solo corre por las noches, a veces si tenemos suerte y estamos muy callados y sin molestarle corre pero muy poco. Yana dice que por las noches como corre tanto se la tiene que llevar al salón porque en su cuarto no le deja dormir.

Estoy segura que Andrea, la chica que limpia el colegio, se sorprendió mucho al ver el primer día a Masaña en clase. Espero que a Masaña también le guste venir a clase a parar sus vacaciones. Ojalá pudiéramos estar todo el tiempo con ella para poder disfrutarla y jugar mucho.

Y vosotros ¿ Tenéis una mascota en clase? ¿Habéis visto alguna vez a Masaña? ¿Os gustaría que Masaña fuera a vuestra clase?

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • yana el 2 mayo, 2013 , a las 8:18

    Me ha gustado mucho que Masaña haya disfrutado mucho. Ha tenido unas divertidas vacaciones, pero un poco gritonas.

    • jon el 2 mayo, 2013 , a las 19:55

    Yo no tengo ni una mascota en casa pero tuve dos o tres perros ¡eran más majos…! Yo he visto muchísimas veces a Masaña. Siempre que viene a clase, todos los chicos empezamos a jugar con ella

    • irati el 2 mayo, 2013 , a las 20:59

    Yo no tengo una mascota en clase pero me encantaría tener a Masaña, bueno, ya la tengo en clase 2 semanas.

    • Marta el 2 mayo, 2013 , a las 21:23

    Yo he visto muchas veces a Masaña y sí que ha estado en mi clase varias veces. Masaña me parece muy mona y traviesa.

    • sergio el 2 mayo, 2013 , a las 22:16

    Yo sí que he visto a Masaña porque Yana lo ha traído a clase varias veces. Lo que más me gusta es cuando da vueltas en la rueda.

    • Edurne el 4 mayo, 2013 , a las 10:43

    Yo tengo muchos animales como: peces,una gata,un perro etc… Yo ya le he visto muchas veces a Masaña ya que ha venido a mi clase.

    • Ainara el 5 mayo, 2013 , a las 11:59

    Yo voy a tu clase por lo que también estoy con Masaña.
    Yo en mi casa no tengo cobayas pero si tengo 3 peces: Piki, Lima y Naranjita. Mi prima Andrea tuvo un cobaya pero se le murió y como ya se había comprado muchas, ya no quería tener más.

    • Sonia el 6 mayo, 2013 , a las 19:35

    Yo no he llevado nunca una mascota a clase, porque no tengo ninguna mascota. He visto muchas veces a Masaña, y me parece muy potxola. Me encanta caundo se sube a las mesas y revolotea por todo, aunque como dices deja todo lo que le sobra por ahí.

    Un saludo.

    • Aintzane el 8 mayo, 2013 , a las 11:14

    ¡Qué bien me lo pasé los días que Masaña estuvo de vacaciones en el colegio!

    • javier el 12 mayo, 2013 , a las 13:24

    Me gustaría poder tener un hamster para llevarlo de vacaciones a la clase pero para poder llevarlo a clase también tiene que vivir en mi casa y a mis padres no le hace gracia la idea de tener un hamster en casa.

    • andriana el 13 mayo, 2013 , a las 10:17

    Ariadna, te equivocaste, la mascota de Yana no es una cobaya, es un hamster. Las cobayas se parecen mucho a los hamsters, pero son más grandes y sus ojos también son el doble de grandes. Aun así las dos clases de mascotas son muy monas y divertidas, pero hay que cuidarlas muy bien. A Masaña la he visto mucho en nuestra clase, incluso a veces, cuando estamos estudiando nos distrae porque hace cosas muy curiosas con sus pequeñas patitas.

    • Estela el 14 mayo, 2013 , a las 11:19

    A mí me gusta mucho que venga Masaña a clase y quiero que lo traigas otra vez a clase, Yana. Ariadna, Masaña no es una cobaya, es un hamster pero da igual.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.