En la confirmación de mi hermana

Los chicos y chicas de la confirmación

Los chicos y chicas de la confirmación

El jueves 28 de abril mi hermana y otros/as de su cuadrilla tenían catequesis y cuando volvieron de ella nos dieron una noticia buena y otra mala ¡La buena era que se confirmaba!, pero la mala que solo tenían una semana para los preparativos ya que iba a celebrarse la semana siguiente, en concreto el 4 de mayo ¡No daba tiempo a casi nada!

Ese fin de semana fuimos a Ansoain, el pueblo de mis abuelos y les dimos la noticia. Al principio estaban muy contentos pero cuando les dijimos cuándo era…….. ¡No sabían lo qué hacer! Yo me quede allí a dormir.

Durante esa semana teníamos que comprar la ropa, buscar un lugar donde cenar… ¡Hasta mi madre tuvo que ir entre semana a Ansoain a cortarle y teñirle el pelo a mi tía!

Pese a todo lo acelerados que estuvimos es semana, llegó el día esperado. El sábado nos levantamos como un fin de semana normal ya que la confirmación o como la llamo yo la «confi» era a las siete y media de la tarde pero esa mañana no nos quedamos quietas sino……. tuvimos que ducharnos, recoger mi habitación, mi madre y mi hermana se tuvieron que maquillar, vestirnos etc. Se nos pasó volando la mañana y sin darnos cuenta…¡Tolón, tolón, tolón! ¡Qué nervios! ¡Eran las campanadas de la iglesia, solo faltaba media hora para la misa! Mi hermana se tuvo que ir antes porque tenían que ensayar la participación en la misa. Nosotras salimos de mi casa a las siete y cuarto y nos temblaban las manos de lo nerviosas que estábamos.

Cuando íbamos de camino de la iglesia ¡Qué sorpresa! Detrás nuestra iban en el coche mi tía junto a mis dos abuelos. Llegamos nosotros antes que elos a la iglesia pues se furon a aparcar y en puertas grandes, que es donde se encuentra la puerta para entrar a la iglesia,  mis tíos nos esperaban. ¡Qué abrazos nos dimos al vernos ya que mis abuelos hacía tiempo que no veían a mis tíos, exactamente desde mi comunión a causa de que ellos viven en Ansoain.

Igelsia de Abárzuza

Igelsia de Abárzuza

En seguida tuvimos que entrar a la iglesia pero no sin antes saludar a mis amigas que estaban en la entrada. Yo me tuve que sentar en tres sitios distintos antes de encontrar en donde me quedaría definitivamente, junto a mis abuelos. Poco después comenzó la misa…… Todos/as  estaban muy guapos/as  y se les ocurrió la idea de que una de las ofrendas fuese una hucha con dinero que ellos habían recaudado y juntarlo al que se recaudaría en el canastillo (cuando alguien se ofrece a pasar un canastillo por la gente para que le echen dinero) para las personas que no tienen donde vivir y donde comer. La misa duró una hora y se me pasó volando, acabó a las ocho y media.

Cuando salimos de la iglesia nos fuimos al bar de los Jubilados a tomar el vermú. Antes fuimos a que mi tía le diera a mi hermana tres regalos en uno: un collar, unos pendientes y una pulsera a juego. Luego se fue mi hermana corriendo porque tenía cena con los de la confirmación, después mi hermana apareció en un abrir y cerrar de ojos en el bar de los Jubilados porque nos dijo que la cena no empezaba hasta las diez y media. Luego ella se fue con sus amigas.

Nosotros cenamos en en el restaurante  Legarcia pero mi tía había aparcado en la plaza de la Zugarrondoa y necesitaba llevar el coche hasta el aparcamiento del Legarcia. Yo la guié en el coche hasta nuestro destino. Por el camino vi a mis amigas, que estaban jugando en el frontón a frontenis.

Al llegar nos tomamos otro vermú  y en seguida nos sentamos a la mesa. Yo me puse a lado de mi tía y mi abuela. Poco después vino Mª Jose, la cocinera y madre de un compañero de clase, a decirnos lo que había para cenar. Yo pedí : ensalada mixta y filete con patatas, el postre se pide al final. A todo esto hay que sumarle los fritos que había de entrante ¡No tenía nada de hambre! Aun así me comí todo , eso si, no pedí nada de postre ¡Me lo pasé fenomenal cenando! Me encantan los encuentros como este porque nos reunimos toda la familia. Cuando terminamos de cenar nos quedamos un rato hablando y después de un largo rato que a mí se me pasó volando, llegó la hora de que cada mochuelo se fuera a su nido. Cuando salimos del restaurante ya eran las doce y media y nos encontramos con mi hermana, que acababa de terminar de cenar.

Yo me fui con mis abuelos y mi tía a Ansoain porque ese fin de semana tenia el cumpleaños de mis dos primas allí y me iba a quedar a dormir. Así fue como me lo pasé en la confirmación de mi hermana. Y vosotros ¿Habéis ido alguna vez a una confirmación? ¿Y al restaurante del Legarcia?

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • irati el 22 mayo, 2013 , a las 20:30
    • Responder

    Yo nunca he ido a una confirmación pero lo que sí he hecho es ir al restaurante Legarcia.

    • Irati, Conchi y Ainara el 22 mayo, 2013 , a las 20:44
    • Responder

    ¡Qué día más especial! ¡Cuántas cosas te ha dado tiempo de hacer en un solo día!
    ¡Felicidades Anjara zorionak!
    Yo sí he estado en una confirmación, en la de mi prima Andrea.
    Yo he ido muchas veces al Legarcia, y una de ellas era el primer día que volvieron a abrir el comedor.

    • Sonia el 23 mayo, 2013 , a las 11:38
    • Responder

    Yo no he tenido ninguna confirmación de mi familia, pero fui a ver a las chicas lo guapas que iban. Yo sí he ido alguna vez al bar Legarcia.

    Un saludo.

    • javier el 23 mayo, 2013 , a las 15:47
    • Responder

    ¡QuÉ bien que tu hermana ya se haYa confirmado! Aún te pueden pasar a veces estas cosas como lo que le ha pasado a tu hermana, que no tenía casi tiempo para preparar la confirmación.

  1. ¡Qué bien se lo habrá pasado tu hermana y toda tu familia! Pero sobre todo tu hermana. Yo no sÉ lo qué es una confirmación, pero no pasa nada. Te encontré a ti y a un montón de amigas, había muchas chicas de la cuadrilla de tu hermana que se confirmaban.

    • sergio el 24 mayo, 2013 , a las 14:31
    • Responder

    Yo no he ido nunca a una confirmación . Seguro que tu hermana se lo pasaría genial ya que solo se hace una vez.

    • Edurne el 25 mayo, 2013 , a las 14:05
    • Responder

    Yo ya fui a la confirmación de tu hermana y también se me pasó el tiempo volando. Yo he ido muchas veces a cenar en el restaurante Legarcia.

    • aintzane el 27 mayo, 2013 , a las 19:33
    • Responder

    ¡Qué artículo más largo!
    Yo sí he estado en alguna comfirmación pero era por la mañana en Estella y comimos en el restaurante del polideportivo.

  2. ¡Qué mayor tiene que estar tu hermana! Seguro que la comunión es parecido a la confirmación. Yo no he hecho la comunión

    • andriana el 11 junio, 2013 , a las 6:38
    • Responder

    Yo nunca he ido a una confirtmación, pero ya sé de qué trata. Ese día, según las fotos tu hermana iba muy guapa. Yo hace tiempo que no he ido al restaurtante Legarcia. Pero cuando mi abuela trabajaba allí (que eso fue hace años), iba casi siempre.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.