¡Pobre patito!

Vaya par de amigos

Vaya par de amigos

En San Martín mi tío Víctor tiene detrás de casa una especie de era con gran variedad de animales: gallinas, gallos, gallinas enanas, patos, conejos , palomas etc.  Las palomas están cerradas en algo parecido a un palomar. Los conejos cada uno está en una jaula y las gallinas y demás están sueltos por toda la era y por las noches entran a su gallinero a dormir.

Por las mañanas mi tío cuando va a darles de comer les abre la puerta y salen todas disparadas  a la era. Les pone de comer trigo, maíz y les llena de agua sus bebederos. Esto hace con el resto de los animales.

Tenia una pata que estaba incubando los huevos, y ya le faltaban pocos días para que saliesen los patitos. El fin de semana pasado cuando mi tío Víctor fue (como todos los días)  por la mañana a abrirles y darles de comer, ¡Oh qué pena! se encontró seis patitos recién salidos del huevo  que con el frío se habían muerto. Enseguida escuchó que alguien piaba y se encontró con un patito vivo. Su madre no le hacia ni  caso, y como estaba todo mojado y hacia frío mi tío lo cogió en una caja y lo llevó delante del fogón para que se calentase.

¡Qué bonito era!  Conforme se le iban secando las plumas se volvía amarillito amarillito y en su cabeza tenía un mechón negro. Su pico era naranja y muy pequeño. Una vez que estaba calentito y tranquilo le pusimos un poco de comida y agua pero seguía piando porque no quería estar solo. Mi tío me dijo: Marta, ¿no tienes algún peluche para ponérselo al patito para que piense que está acompañado? Enseguida busqué un perro rosa de peluche y se lo metimos en la caja. Al principio se asustó un poco pero luego fue acercándose y ahora le encanta. Yo creo que le parece que es su madre, se  sube encima de él para dormir y está muy gracioso.

El patito está feliz y contento pero el pobre perro de peluche está como un asco porque el pato caga encima. Todavía no le he puesto nombre así que entre todos a ver si encontramos uno.                                               ¿Qué nombre se os ocurre?       ¿Habéis tenido alguna vez un pato?

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Rubén el 26 enero, 2014 , a las 0:29
    • Responder

    Los pollitos son muy monos cuando son pequeños, es una pena que se hayan muerto los patitos, pero qué alegría que encontró uno vivo. ¡ Qué buena idea tuviste al poner ese perro de peluche para que el patito no estuviera solo!.

    Un abrazo, Rubén

    • irati el 26 enero, 2014 , a las 11:22
    • Responder

    ¡Qué pena que su madre no le haga ni caso! Su nombre puede ser Quico. Yo tengo muchos pollos y algunos con manchas que a esos les pongo nombres pero como nunca los diferencio pues a cada uno les llamo con un nombre para que no me líe.
    Un saludo, Irati.

    • sergio el 26 enero, 2014 , a las 22:07
    • Responder

    Desde que mi hermana hizo el artículo hasta hoy no han pasado muchos días , pero el pato ha crecido muchísimo. Sigue subido encima del perro.Se me ocurre que puede llamarse Andy .

    • gonzalo el 29 enero, 2014 , a las 19:24
    • Responder

    A mí me gustan mucho los patos pero nunca he visto ni he tenido ninguno. Me da pena que de los siete hermanos él sea el único superviviente. ¡Pobre perro que le caga encima!.

    • Alba el 30 enero, 2014 , a las 13:24
    • Responder

    ¡Qué mono es el pato! Me da mucha pena que se hayan muerto muchos patitos, pero por lo menos uno está vivo. A mí se me ocurre que le llames Pati.

    Un abrazo de Alba.

    • Carla el 30 enero, 2014 , a las 13:30
    • Responder

    Yo nunca he tenido un pato pero sí he tenido un pollo.Se me hizo grande y lo matamos. ¡Qué listo era!.
    A mi de nombre no se me ocurre ninguno pero ya me lo pensaré.
    Abrazos, Carla

    • Edurne el 30 enero, 2014 , a las 20:40
    • Responder

    ¡Qué pena que se murieran casi todos los pollitos!, Más vale que por lo menos quedó uno.Yo también lo habría puesto a que se calentase,tu tío tuvo muy buena idea de ponerle un amigo para que se sienta acompañado. Yo tuve una vez un pollo pero mi perro lo mató.

    Saludos

    • aintzane el 2 febrero, 2014 , a las 13:46
    • Responder

    Y tanto que pobre patito, le puedes llamar ori de oria ya que es tan amarillo. Yo nunca he tenido un patito pero me encantaría cuidarlo si tuviera.
    Saludos

    • Ariadna el 3 febrero, 2014 , a las 22:49
    • Responder

    Qué pena que murieran todos menos un patito. Menos mal que tu tío lo oyó piar, si no seguramente también se hubiera muerto. Fue muy buena idea ponerle un peluche al patito, por lo menos no está solo aunque su madre no lo quiera. A mí se me ocurre ponerle de nombre Piper pero solo es una opción, seguro que hay muchos más y mejores nombres. Me gustaría tener uno que nunca creciera, que son muy monos.

    Saludos.

    • Sonia el 4 febrero, 2014 , a las 22:53
    • Responder

    ¡Qué guay tener un patito tan pequeño! Pobres los patitos que se murierion y más vale que uno sobrevivió. El nombre que se me ha ocurrido es Cuak, no sé si te gustará, pero a mí me parece muy divertido. Cuando os decidáis me lo dices ¿Vale?

    Un saludo.

    • Ainara el 5 febrero, 2014 , a las 21:59
    • Responder

    Creo que tu tío hizo bien en llevárselo a casa porque si no se hubiese muerto de frío.
    Sí tengo gallinas y conejos, en cambio gallinas pequeñas y patos no, pero me encantaría tener.
    A mí no se me ocurre ningún nombre para un pato pero seguro que entre tu familia y tú encontráis uno apropiado para él.

    • jon el 6 febrero, 2014 , a las 21:13
    • Responder

    Ya quisiera tener yo un pato así pero me da mucha pena por los que murieron. Menos mal que quedó uno. Yo le pondria de nombre «Comotú» porque es un nombre muy divertido

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.