Una historia corta

Mi abuela de joven

Mi abuela de joven

Como ya sabéis, este trimestre estamos trabajando la igualdad de las mujeres. Cada uno vamos a hacer un artículo sobre la vida de nuestras abuelas y los trabajos que realizaban comparándolos con la vida de ahora.

Mi abuela María nació en San Martín de Améscoa el año 1932.  Tenía seis hermanos, todos eran chicos y ella la única chica. De los siete hermanos que eran, ella era  la sexta.

A los cinco años empezó a ir a la escuela y estuvo hasta los catorce. En la escuela los chicos estaban en distintas clases que las chicas, con las chicas había una maestra y con los chicos un maestro.  Solo utilizaban un libro para todo y escribían en unas pizarras. En los recreos las chicas jugaban a las tabas, a la cuerda…  Y los chicos a la pelota.

Al ser la única chica enseguida empezó a ayudarle a su madre en las tareas de la casa, lavar la ropa, barrer, fregar etc….. En las casas casi no había electrodomésticos y las tareas las realizaban a mano. La ropa  se lavaba en una lavadora  que no aclaraba y tenían que ir al lavadero para aclararla lo mismo fuera verano o invierno. La llevaban en unos cubos, después de aclararla la metían en los cubos y la llevaban a casa para tenderla.

De joven iba con otras amigas a Eulate (que es un pueblo que está al lado de San Martín) a aprender a coser. Los vestidos, camisas, faldas y batas se los hacían en casa.

Al llegar la la época de coger manzanilla subían andando a la Sierra de Urbasa y allí pasaban el día disfrutando y cogiendo manzanilla. Lo mismo ocurría cuando era el tiempo de coger «arroguis» (fresas silvestres), subían todas las amigas con unas cestas y luego por la noche las preparaban con leche y les invitaban a los chicos.

También ayudaba a sus hermanos en las tareas del campo y en la huerta.  Los domingos por la tarde, que eran sus horas libres, iban de paseo por la carretera chicas y  chicos juntos. Algunos domingos había baile en el frontón y de vez en cuando bajaban en un autobús a Estella a ver alguna película al cine.

Cuando tenia 28 años se casó con mi abuelo en Estella  y se fue a casa de mi abuelo a vivir.  Tuvo dos hijos y ella se encargaba de cuidarlos. También  le ayudaba a mi abuelo en la pieza  cuando había que trillar y cuidar los animales.

Como había aprendido a coser se dedicaba a hacer de modista y ella confeccionaba la ropa para los de casa y para alguien de fuera que le encargaba. En casa de mi abuelo había vacas lecheras y la leche que daban la vendía mi abuela. Las señoras iban a su casa con unos recipientes que se llamaban «lecheras» a comprar la leche. La vida de mi abuela fue bastante corta; nunca había estado enferma pero a los cincuenta y cinco años se murió.

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • aintzane el 27 febrero, 2014 , a las 20:52
    • Responder

    A mí me ha parecido muy interesante la vida de tu abuela María, ¡Mi abuela también se llama así! A mi me parece mal lo que hacían en la escuela de separar a las chicas de los chicos porque todos somos iguales ¿no crees?
    Saludos.

    • Ainara el 27 febrero, 2014 , a las 21:02
    • Responder

    Tu abuela tuvo una vida muy parecida a la de mi abuela pero no tan corta ya que todavía vive.
    Qué pena que tu abuela se muriese tan joven, ¿Por qué causa se murió?
    Mi abuela también tuvo dos hijas, mi madre y mi tía Pili.

  1. Hola Marta, aunque no conociste a tu abuela, se ve que te han hablado mucho de ella.
    Seguro que fue una mujer muy trabajadora.
    Saludos, Gonzalo

    • Ariadna el 27 febrero, 2014 , a las 22:07
    • Responder

    Mi abuela también hacía cosas como las de tu abuela cuando era joven para divertirse. Qué suerte que se le diera bien coser y se pudiera ganar un dinero vendiendo ropa. Sí que había oído que las mujeres iban a comprar leche con «lecheras». Yo no sabía que antes se trillaba, pero es una buena manera de sacar el grano de trigo. Tampoco sabía que a las fresas silvestres se les llamara «arroguis» pero esta bien aprender palabras.

    Saludos.

    • sergio el 27 febrero, 2014 , a las 23:14
    • Responder

    Yo no he conocido a mi abuela María porque se murió muy joven. Casi todas las abuelas iban a la escuela hasta los catorce años y luego empezaban a trabajar.Se pasaban casi toda su vida trabajando y cuidando de su familia.

    • Rubén el 28 febrero, 2014 , a las 21:33
    • Responder

    MI Abi (Abuela) también jugaba a las tabas y a la cuerda y mi otra abuela (Dora) tambíén usaba pizarra.
    Qué suerte que ahora hay electrodomésticos que nos hacen la vida más fácil.

    Un abrazo Rubén

    • irati el 2 marzo, 2014 , a las 12:21
    • Responder

    Sí que es verdad que tu abuela ha vivido poco. Yo tampoco llegué a conocer a mi abuelo pero aunque sea tengo dos abuelas.

    • Edurne el 4 marzo, 2014 , a las 17:15
    • Responder

    Sí que pasaban una vida mala sin electrodomésticos, mi abuela Mª Puy también se iba a otros pueblos a aprender a coser.
    Qué pena que tu abuela haya vivido tan poco tiempo,está muy bien esta historia, pero seguro que si estuviese contigo te la habría contado aún mejor.

    Un saludo, Edurne

    • Sonia el 4 marzo, 2014 , a las 22:27
    • Responder

    Qué pena me ha dado al leer que tu abuela se había muerto a los 55 años. Al principio al leer el título del artículo no entendía por qué ponía «Una historia corta», pero luego ya lo he comprendido. Mi abuela también ayudaba a hacer las labores domésticas como tu abuela.

    Un saludo.

  2. ¡Qué pena que tu abuela haya durado muy poco! Yo no conoci ni a mi abuela de parte de mi padre ni a mi abuelo

  3. Qué interesante fue la vida de tu abuela María. Me doy cuenta cuántas abuelas se llamaban María. Qué pena que tu abuela se murió con 55 años.

    Un abrazo de Alba.

    • Carla el 12 marzo, 2014 , a las 21:16
    • Responder

    ¡Qué pena que no llegaste a conocer a tu abuela y tu abuela tampoco a vosotros!
    En Améscoa a pesar de hacer las tareas del campo, les tendría que costar más tiempo, porque con el frío….
    ¿Tu quisieras conocer a tu abuela?
    Abrazos,

    Carla

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.