Toda la vida trabajando

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mi abuela Rosario es la madre de mi padre. Nació en Abárzuza en 1928. Eran 6 hermanos, tres chicos y tres chicas.

Cuando tenía 5 años fue a la escuela de Abárzuza y allí estuvo hasta los catorce años. En la escuela, los chicos estudiaban en la parte de arriba y las chicas abajo. Su profesora se llamaba Aurelia. Tenían pocos libros y aprendín a leer, a sumar y restar y a escribir en una pizarra. Los jueves por la tarde tenían fiesta pero los sábados iban a la escuela. Estudiaban «El catecismo» que lo aprendían con la misma profesora. En la clase tenían unos pupitres de madera para dos. Cuando salían al recreo jugaban en la plaza y mi abuela dice que no llevaban almuerzo.

Estuvo en la escuela de Abárzuza hasta los catorce años. Después ayudaba en las tareas de casa, iba a la sierra (porque en su casa eran carboneros) a ayudarles y también a la pieza ,al regadío o a la viña.

Mi abuela me cuenta que en los meses de febrero y marzo como no subían a la sierra iban a aprender a coser a Azcona. Allí aprendían a hacer batas y camisas porque algunas ropas se la hacían en casa.

Durante el invierno también tenia algún rato para hacer «comedias » en las escuelas de los chicos y ver el cine en el centro parroquial. Los domingos paseaban por la carretera y por la noche tenían baile en Capellanía.

Entre trabajo y trabajo y con algún rato de diversión ,a los veintiocho años se casó. Tuvo cuatro hijos a los que cuidaba y también a  su marido y a sus suegros.

Ella le ayudaba a mi abuelo en todas las tareas: cuidando de los cerdos , y como también tenia vacas de leche ordeñando a mano para luego vender la leche. Mi abuela también bajaba a Estella a vender huevos de unas gallinas que tenían en casa. Dice que los vendía en la plaza y en las monjas del Servicio y Doméstico.

Por la noche cuando ya todos se iban a la cama ella aprovechaba para fregar y recoger la casa. La ropa la lavaba en casa en una lavadora pero luego iba a aclararla al lavadero.

Después de tanto trabajar, a los 70 años tuvo que operarse de la rodilla y ya entonces descansó  un poco. Ahora tiene 85 años y en casa hace todo lo que puede,la comida , su habitación…

Dice mi abuela que en Abárzuza hay muchas mujeres como ella,. que trabajaban ayudando a sus maridos , cuidaban su familia y su casa , eran las últimas que se iban a dormir y las primeras que se levantaban, que no cobraban nunca nada y que eran muy felices .

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • aintzane el 4 marzo, 2014 , a las 17:47
    • Responder

    A mí me parece mal lo de separar a las chicas de los chicos, y Sergio, a la hora del recreo ¿tu abuela no pasaba hambre sin comer?
    A mi me parece muy raro lo de que los jueves por la tarde no tenían clases pero lo sábados si, ¿a ti no?
    Saludos.

    • Rubén el 4 marzo, 2014 , a las 19:32
    • Responder

    ¡Qué raro que el sábado tuviesen cole! Nosotros a la tarde los jueves sí tenemos cole pero en el Centro Parroquial con mi padre en catequesis.

    Un abrazo Rubén

  1. ¡Cuántas cosas aprendía tu abuela Rosario! Qué trabajadora era tu abuela… y supongo que sigue siendo así. Tu abuela tiene razón, en Abárzuza hay muchas mujeres como ella.

    Un saludo de Alba.

    • Sonia el 4 marzo, 2014 , a las 22:57
    • Responder

    La verdad es que las mujeres antes eran muy importantes, aunque les trataban de «chachas» siempre haciendo las labores de casa, eran muy importantes porque si no a los hombres se les hubiera acumulado el trabajo y no sabrían qué hacer porque no tienen tanta mano izquierda como las mujeres. Si no fuera por ellas… Habría que hacerles un reconocimiento grandioso.

    Un saludo.

    • Edurne el 5 marzo, 2014 , a las 18:41
    • Responder

    Sí que tenía tarea, cuidar a los suegros,al marido,a los 4 hijos y además coser, ir a la viña o incluso a la carbonera. Más vale que tenía algún tiempo para divertirse. Yo creo que antes no lo tenían que pasar muy bienestando todo el día trabajando.

    Un saludo, Edurne

    • irati el 5 marzo, 2014 , a las 21:43
    • Responder

    ¡Qué raro que los sábados tenga clase! nosotros no, menos mal. Sí que estaba todo el día trabajando.

    • Ainara el 6 marzo, 2014 , a las 21:32
    • Responder

    La verdad es que tu abuela ha estado toda la vida trabajando como lo dices en el título.
    Yo ya sabía que tu abuela era carbonera, porque nos lo contó el año pasado cuando estudiamos el tema del carbón.
    ¡Qué morro tenemos nosotros de tener dos días de fiesta los fines de semana porque ya veo que antes no tenían más que un día!.

    • Marta el 6 marzo, 2014 , a las 22:47
    • Responder

    Estas abuelas no tenían ni un minuto para ellas, todo lo dedicaban a su familia y a trabajar. Igual que mi abuela aprovechaban a la noche para hacer lo que no habían podido hacer durante todo el día.

    • Ariadna el 6 marzo, 2014 , a las 22:52
    • Responder

    ¡Qué coincidencia! la abuela de Gonzalo y su profesora se llamaban igual. Antes seguro que ver a los chicos en el colegio era algo extrañísimo. Yo si no me llevase almuerzo pasaría más hambre que los tontos. Antes tenían más cosas (como el cine de cartelera) que las que hay ahora. Tu abuela sí que hacía muchas cosas, como tú dices «era la que se metía más tarde a la cama y la que se levantaba más temprano». Me alegro mucho que fuese feliz haciendo lo que le gustaba.

    Saludos.

    • gonzalo el 9 marzo, 2014 , a las 20:36
    • Responder

    La verdad es que tu abuela Rosario aprendió muchas cosas. Es un poco raro que los sábados tengan clase,

  2. Qué raro se me hace a mí que los jueves tengan fiesta por la tarde y los sábados tengan colegio, menos mal que nosotros no tenemos colegio los sábados, sí que tu abuela trabajo mogollón.

    • Carla el 16 marzo, 2014 , a las 23:16
    • Responder

    ¡Qué pobre abuela!, yo no quisiera que me operasen, me parece que a los demás tampoco, hay mucha gente que se tiene que operar de las rodillas.

    Me parece que casi todas las abuelas fueron al colegio de Abárzuza ¿ Verdad ?
    porque lo estoy leyendo en todos estos artículos.
    Por lo que cuentas no tenían ni un minuto de descanso.
    Saludos,
    Carla

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.