Mi tia-abuela Ana Mari

Mi tía-abuela de joven

Mi tía-abuela de joven

Mi «tía Ana Mari» (como casi toda la familia le llamamos) es la mujer de un hermano de mi abuelo Victor.

Nació en 1936 en Zudaire y es la tercera de cinco hermanos y la única que queda con vida. Desde muy pequeña le ha tocado trabajar y ayudar a su madre. Sus padres eran pastores y tenían un rebaño de ovejas en la sierra de Urbasa. En el invierno se iban con las ovejas a otro sitio porque la sierra estaba nevada y allí no tenían comida. Solían ir a Guipuzcoa o Vizcaya , y allí se quedaban en algún caserío hasta que llegaba la primavera .

A los seis años empezó a ir a la escuela. Como ocurría en ese tiempo por un lado las chicas con Doña Anuncia y por otro lado los chicos. Estudiaban la historia de España , la Historia Sagrada y matemáticas  ( que ellos dicen hacer cuentas: sumar, restar… ) Todos los días antes de ir a la escuela tenían doctrina con el cura. Los jueves por la tarde era fiesta y el sábado por la mañana había clase. A partir de abril ella ya no iba a la escuela hasta octubre porque subía a la sierra y ya se quedaba allí con su familia.

Durante este tiempo vivían en una txabola de pastores que no tenía ni luz , ni agua corriente y la comida se hacía en una especie de fogón sobre un trebede. Para alumbrarse, mi tía dice que ha conocido varios sistemas: utilizaban aceite con una mecha, después petróleo también con una mecha, luego llegó el carburo y las velas de cera, más tarde el butano y por ultimo la electricidad que la producían con un generador de gasolina..Tenían una burra y con ella bajaban de vez en cuando a Zudaire para comprar las cosas que hacían falta

Todos los domingos tenía que ir a misa que se decía en lo que era el Palacio de Urbasa . Allí había un cura que viviendo. Los domingos se juntaban todos los pastores en misa.

Hasta los catorce años fue a la escuela y luego siguió trabajando en casa con sus padres y sus hermanos. Cuando tenía ratos libres, los domingos se juntaban las amigas y paseaban por la carretera. Algunos días había baile, sobre todo cuando era la «vuelta de los quintos» (los chicos de la misma edad que tenían que ir a la mili), se juntaban y por los pueblos iban pidiendo. Luego celebraban la despedida con unas cenas.

A los 22 años se casó con mi tío en Zudaire con un vestido de terciopelo negro ( me cuenta mi tía que muchas se casaban de negro para que luego ese vestido les sirviera en otras ocasiones). La comida fue en Estella y luego se fueron de viaje a Vitoria,  Oiartzun,  Pamplona y vuelta a Zudaire.

Tuvo tres hijos y ella atendía a sus hijos, su marido, sus padres y tres hermanos solteros que tenia.Todo esto sin ningún adelanto en las casas porque todo lo hacían a mano. La ropa la lavaba en el lavadero y luego, como decía la abuela de Ainara, la tendían sobre unos matorrales para secarse .

Mi tía tiene ahora 78 años ,está bastante bien, lo único que para andar le duelen mucho las rodillas y pasa más tiempo sentada pero sigue haciendo todas las cosas que puede.

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • irati el 11 marzo, 2014 , a las 20:34
    • Responder

    Qué raro que vayan los sábados al colegio, menos mal que nosotros no tenemos clase.

    • Rubén el 11 marzo, 2014 , a las 20:53
    • Responder

    Yo he estado en Urbasa, Zudaire y Guipúzcoa pero no he estado en Vizcaya. No sé lo que es trebede.
    Mi ABI (abuela) también se casó de negro.

    Un abrazo Rubén

    • sergio el 12 marzo, 2014 , a las 15:38
    • Responder

    Mi tía también nos contó que el día de Ascensión tenían que ir a misa andando desde la txabola a Urbasa.Su madre le daba cuarenta piedricas y por cada una tenia que rezar un credo y después tirarla . Para cuando llegase a misa no tenia que tener ninguna piedra.!Qué aburrimiento!

    • Sonia el 12 marzo, 2014 , a las 22:05
    • Responder

    Se me hace muy raro que fueran los sábados al colegio y los jueves a la tarde no tenían clases. Yo prefiero nuestro horario… Es una pena que muchas abuelas tuvieran que dejar el colegio tan pronto para colaborar en las tareas de casa, porque seguramente que se lo pasarían «bomba».

    Un saludo.

    • Ariadna el 12 marzo, 2014 , a las 23:07
    • Responder

    Es curiosos porque antes, en la escuela, los chicos y las chicas estaban separados pero los profesores también porque las profesoras daban a las chicas y viceversa. A mí se me haría muy raro y muy difícil vivir sin electricidad pero ellos lo conseguían. Tu tía tenía que trabajar mucho para cuidar a sus hijos, sus padres, sus hermanos… Tanto trabajar no me extraña que sus piernas se hayan debilitado pero ella saca toda su valentía y sigue trabajando en la casa, es una mujer muy fuerte.

    Saludos.

    • gonzalo el 13 marzo, 2014 , a las 20:05
    • Responder

    Es un poco extraño que los sábados tengan colegio. Se me hace raro que desde joven tuviera que ir a las ovejas o se pierda clase.

  1. Pero qué raro se me hace ir los sábados al colegio, yo si tuviera los sábados colegio me estaría agotando de tanto estudiar.

    • aintzane el 15 marzo, 2014 , a las 17:32
    • Responder

    Pues de las hermanas y hermanos de mi abuela María ella es la única que queda ya que los demás están muertos, de hecho, es la única abuela que tengo con vida. A mi abuela también le tocó trabajar en casa.
    Saludos.

    • Edurne el 16 marzo, 2014 , a las 21:53
    • Responder

    Me impresiona cómo vivían las abuelas o las tías-abuelas sin parar de trabajar. Yo me lo paso muy bien leyendo las historias de las abuelas. Más vale que nosotros no tenemos el sábado colegio, porque si no, casi no tendríamos días de fiesta.

    Saludos

    • Ainara el 20 marzo, 2014 , a las 21:54
    • Responder

    Yo creo que tu tía tuvo una buena vida como casi todas las demás.
    A mí no me gustaría nada tener que ir los sábados a la escuela porque los sábados son los días que más me gustan de la semana y me fastidiaría mucho no poder jugar con mis amigas ese día.

    • Carla el 21 marzo, 2014 , a las 12:35
    • Responder

    Pobre de ella.
    ¿Sabes con cuántos años empezó a trabajar ? Porque sería muy curioso.
    Los sábados es un poco raro ir al colegio. Ahora me parece que los sábados no se va a ningún colegio.
    Qué interesante es esta vida de tu tía abuela.

    Saludos,

    Carla

    • Alba el 27 marzo, 2014 , a las 23:19
    • Responder

    ¡Qué raro se me hace oír que tu tía abuela Ana Mari los sábados iba al colegio! Disfruto leyendo las historias de las abuelas, cada día más. Yo no podría vivir sin electricidad, ahora no va internet en clase y decimos que estamos viviendo en lo la vida antigua (sin poder meternos a internet, si electricidad, etc) A mí no me gustaría dejar el colegio tan pequeña, porque me lo paso muy bien en el cole.

    Un saludo.

    ALBA.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.