Mi abuela Mª Carmen

Yo con mi abuela

Yo con mi abuela

Mi abuela por parte de mi padre, se llama Mª Carmen Andueza Marcotegui.

Nació el 24 de julio de 1932 en Abárzuza. Sus padres se llamaban Emiliano Andueza y Teodora Marcotegui. Eran dos hermanos: Julio y Jesús, y tres hermanas: Marilí,  Angeles y ella.

Fue a la escuela de Abárzuza y más tarde al colegio de Anderaz con las escolapias. Además se divertía jugando a la china, a la comba, a las tabas, al diábolo, etc. En la escuela de Abárzuza les enseñaba una profesora llamada Aurea y eran unos 25 alumnos. En cambio en el colegio de Andéraz las profesoras eran las monjas y eran otras 25 alumnas. Tenían libros y una pizarra para poder estudiar.

Además de ir al colegio, ayudaba a su padre a hacer las tareas domésticas y a su padre en el campo. Solía ir al lavadero del pueblo a aclarar la ropa (previamente lavada en la lavadora) ya que la lavadora solo lavaba, y luego tendía en el chaparral.

Conoció a mi abuelo Donato porque los dos vivían en Abárzuza. Con 25 años se casaron en 1957 en la Iglesia del pueblo. Mi abuela llevaba un vestido blanco, unos zapatos blancos y un velo largo. Comieron en casa «Las Panaderas» que era un restaurante de Abárzuza, ahora llamado «Dulanz«. Comieron unos entrantes, sopa, cordero y gorrin asados, uvas y algunas frutas variadas. Siguieron viviendo en Abárzuza pero en distinta casa en la que nacieron.

Tuvieron 7 hijos: Fernando, Ana, Marimar, Marijose, Jaime, Maxi (mi padre) y Javier. Vivieron con la hermana de mi abuelo que al poco tiempo se casó y se fue. Como tenía mucho trabajo en casa ya que eran muchos, mi abuela dejó de ir al campo y al regadío para hacer las tareas de la casa.

Ahora mis abuelos viven los dos juntos en la misma casa y sus hijos viven en Abárzuza, menos Marijose que vive en Pamplona y Fernando que vive en Estella. Mis tíos y nosotros vamos casi todos los domingos a comer, y Jaime, Marimar y nosotros cenamos en su casa la mayoría de días que tenemos fiesta. Además todos los días tienen dos o tres visitas a la hora de cenar.

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • gonzalo el 18 marzo, 2014 , a las 9:29
    • Responder

    Me gusta eso de ir a comer a casa de los abuelos. En la casa de mi abuela de Burgos, pasa lo mismo. Siempre que vamos se juntan muchos familiares a comer. Mi abuela se pone muy contenta de vernos a todos y nos come a besos.

    • Rubén el 18 marzo, 2014 , a las 12:14
    • Responder

    Mi abuela se casó más tarde y nació en el mismo año. Mi tía está trabajando en Andéraz.

    Un abrazo, Rubén

    • Sonia el 19 marzo, 2014 , a las 11:05
    • Responder

    Tu abuela se apellida Andueza, creo que porque tu abuela es prima del abuelo de Ariadna y se apellida Marcotegui porque es prima de mi abuela Mari, así que entre nosotras somos primas. ¡Qué suerte que tus abuelos tengan todos los días visitas a la hora de cenar. Ya pueden estar contentos ¿eeeeh?

    Un abrazo e Alba.

    • Marta el 19 marzo, 2014 , a las 21:22
    • Responder

    Aunque dejó de trabajar en el campo , me imagino que tu abuela sí que ha tenido que trabajar mucho en casa porque eran una familia muy grande y cuando todos eran pequeños tendría mucho trabajo . Ahora que está bien y ya es mayor puede disfrutar de sus nietos y como dices tú reuniros para cenar , etc.

    • Edurne el 19 marzo, 2014 , a las 21:48
    • Responder

    Sí que tuvo muchos hijos tu abuela. En clase de mi abuela también estaban unas 25, igual una de ellas era tu abuela. Qué buena comida tuvieron el día de su boda.Qué mal lo tenían que pasar lavando en el lavadero. Mi abuela también se pone muy contenta cuando vamos a su casa.

    Un saludo.

    • Sonia el 19 marzo, 2014 , a las 22:46
    • Responder

    Me sorprende muchísimo que jugaran al diábolo, porque yo me pensaba que ese juego lo habían inventado hace poco tiempo. ¡¡¡Qué joven se casó tu abuela con tu abuelo!!! Pero creo que en esos tiempos era lo más normal.

    Un saludo.

    • aintzane el 20 marzo, 2014 , a las 20:46
    • Responder

    A mí esos juegos me parecen un poco raros porque no sé jugar a ninguno pero he oído hablar de las tabas. Ainara, ¿sabes cómo se juega a la china?
    Saludos.

    • irati el 20 marzo, 2014 , a las 20:52
    • Responder

    Antes no era raro que tuviesen más de 7 hermanos como tu abuela pero es que ahora…se tiene 3 o 4 pero no más.

    • sergio el 20 marzo, 2014 , a las 21:50
    • Responder

    Para aquellos tiempos la comida fue buenísima. Como tuvo tantos hijos menos mal que por lo menos no tenía que ir al campo ni al regadío porque ya tenía bastante tarea en casa.

  1. Yo en lo que me he fijado es que casi todas las abuelas de Abárzuza iban a Andéraz a estudiar. Yo no soportaría siete hijos porque forman muchísimo alboroto.

    • ariadna el 29 marzo, 2014 , a las 16:52
    • Responder

    ¡ Qué coincidencia! El hermano de tu abuela es mi abuelo. No sabía que antes el bar «Dulanz» se llamara las «Panaderas». No entiendo por qué antes las mujeres solían dejar de trabajar cuando se casaban. Supongo que en los días de fiesta tu abuela no se aburre ni un momento, con tantas visitas que tiene no dará a más.

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.