Segunda parte: La vida de mi abuela Isabel

Como ya os había contado Irati, mi prima, la vida de mi abuela hasta la boda,  ahora yo os voy a contar el resto.

Se casó con mi abuelo Tarsicio el 4 de mayo de 1957,en la parroquia de S. Pedro de Lezaún y comieron en Abarzuza, en el bar «casa Arana». Hoy en día en ese mismo sitio han hecho una sociedad gastronómica.

2014-03-13-518

Mis abuelos en una boda

De viaje de novios fueron a Lerida a visitar a una tía monja, después a Toledo, porque allí también tenían otra pariente monja. Al final se acercaron a Madrid a visitar a una hermana suya, Angelita, recientemente fallecida.

En la casa vivían mis abuelos con sus padres  Felisa y Santos y una hermana que mi abuelo Tarsicio tenia soltera, la tía Rosa. Esta tia, al poco conoció al que fue su marido y se casó. Se fue a vivir a Salinas de Oro. Muy joven se quedó viuda con dos hijas pequeñas, las primas Alicia y Rosa.

Al poco tiempo de casarse mi abuela se puso muy malita, tuvo una meningitis tuberculosa, una enfermedad muy grave. En aquellos tiempos no había muchos medicamentos, pero le trajeron uno de Logroño y consiguió salvar su vida. Todos hicieron lo imposible para que su pusiera buena y lo consiguieron.

Mis abuelos y algunos de sus hijos

Mis abuelos y algunos de sus hijos

En casa tenían mucho trabajo, tenían vacas, cerdos, ovejas, pollos.. Vamos, todos los animales que se podían tener. También tenían tierras y colaboraba en lo que podía.

Tuvo cinco hijos, todos varones. Mi padre es el más pequeño de todos.

En su vida ha tenido que trabajar mucho, pero también ha habido tiempo para disfrutar. Ha viajado mucho, ¡no os podéis imaginar cuanto le gusta!

El año pasado el abuelo Tarsicio nos dejó, el 3 de enero. Estuvo un año muy malito y al final no pudo con la enfermedad,  fue muy triste. Nos acordamos mucho de él.

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • irati el 19 marzo, 2014 , a las 12:14
    • Responder

    ¡Qué boda más interesante!, yo me pregunto si en la foto de sus hijos está mi padre, yo creo que no.

    • Marta el 19 marzo, 2014 , a las 21:44
    • Responder

    Bueno, parece que después de un año subiendo en bici a Lezáun tu abuelo la convenció y se casaron.Qué suerte que pudieron encontrar un medicamento y tu abuela se puso buena .

    • Rubén el 21 marzo, 2014 , a las 0:18
    • Responder

    ¡Qué bueno es que se curó de la meningitis, y así se pudo casar con tu abuelo Tarsicio!.
    Tu abuela es muy trabajadora y ha viajado mucho.
    Disfrútala mucho.

    Un abrazo, Rubén.

  1. Menos mal que tu abuela se recuperó de la enfermedad de meningitis, a mí me suena un poco esa enfermedad. Pero qué pena que hace un año tu abuelo Tarsicio se murió. Yo siempre que voy a llamarte a tu casa veo a tu abuela sentada en un banco con las otras abuelas.

    • Alba el 21 marzo, 2014 , a las 12:48
    • Responder

    Me parece impresionante que una sociedad que acaban de hacer haya existido antes. Tu abuelo Tarsicio, en la foto, se parece mucho a Gorka (el padre de Ion Sainz) Qué pena que tu abuelo se haya muerto.

    Un saludo de Alba.

    • Edurne el 23 marzo, 2014 , a las 22:19
    • Responder

    Qué pena que tu abuela se pusiera tan mal, pero qué bien que le pudieron salvar la vida y ahora esté bien. A mi abuela Mª Puy también le gusta mucho viajar. ¡Qué pena que tu abuelo se muriera! Tu abuela ya ha trabajado bastante y ahora le toca descansar.

    Un saludo, Edurne.

    • aintzane el 24 marzo, 2014 , a las 22:14
    • Responder

    Mi abuela Victoria de viaje de novios se fue a San Sebastián a por pescado (lo pone en el artículo de mi abuela Victoria) para venderlo en una tienda que tenían.
    Saludos.

    • ariadna el 24 marzo, 2014 , a las 22:17
    • Responder

    ¡Menos mal que se pudo salvar tu abuela! Su casa tenía que ser un descontrol ¡Cinco hijos! además todos varones. A mí también me encanta viajar y me encantaría viajar a muchos sitios diferentes. Siento mucho el fallecimiento de tu abuelo, ojalá lo hubieran podido salvar igual que a tu abuela.

    Saludos.

    • Sonia el 27 marzo, 2014 , a las 22:50
    • Responder

    ¡Más vale que tu abuela se recuperó de la meningitis tuberculosa! Porque ‘no sé qué harían sin las mujeres! ¡Qué pena que tu abuelo Tarsicio falleciera! Yo ya me acuerdo cuando me contaron la noticia. Me da la sensación que tu abuela y tu abuelo tuvieron los 5 hijos parecidísimos a tu abuelo Tarsicio.

    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.