Unas nuevas mascotas

Alba, Irati y yo con los perros

Alba, Irati y yo con los cachorros

Hace unos días una de las perras de mi tío Jaime, parió cinco cachorros: tres blancos y negros y dos blancos y grises. (Todavía no tienen nombre)

Se alimentan de la leche de la madre porque son pequeños, pero cuando crezcan se alimentarán o de restos de comida o de pienso para perros (depende de lo que quiera mi tío)

Dos de ellos se han muerto, uno nació muerto, y el otro murió a causa de que su madre se sentó encima de él y lo mató. ¡Qué pena! A mi tío le dio un poco de pena porque eran los únicos de color gris y blanco y pensaba quedarse con uno de ellos ya que eran los más bonitos. Ahora solo quedan tres: una hembra y dos machos y los tres son blancos y negros.

Al día siguiente de que naciesen, mi tío me llamó para darme la noticia y como a mi me encantan los perros le dije que pronto intentaría ir a verlos.

El sábado fui a comer a casa de mi abuela con mis padres, mi hermano, mi tío y mis abuelos. Le dije a mi tío a ver si al acabar de comer me podía llevar a verlos, y me dijo que sí, pero que aún no daban mucha gracia porque no habían abierto los ojos ni sabían andar  y  era mejor ir otro día.  Aun y todo como yo tenía muchas ganas de ir a verlos fuimos y estaban tumbados al lado de su madre para no pasar frío. Estuve un rato cogiéndolos y me volví para jugar con mis amigas a andar con los patines. Les dije que podríamos un día ir a verlos.

El lugar en el que estaban era debajo de unos de los pesebres en los que comen las ovejas, pero como en ese sitio no había ovejas mi tío los puso allá con su madre y la madre hizo un hoyo en la tierra  y se tumbó allá con los cachorros.

El día 30 por la tarde estábamos Alba, Irati y yo solas y se nos ocurrió ir a ver a los perros, así que le dijimos a mi padre a ver si nos podía llevar y nos dijo que sí. Mi hermano David vino con nosotros en el todo terreno.   Al llegar llamamos a la puerta y mi tío no respondía, hasta que nos dimos cuenta de que estaba ordeñando a las ovejas, por lo que entramos a buscarle por la otra puerta. Mi padre nos dejó un cachorro a cada una de nosotras para tenerlo un rato, mientras él se fue a hablar con mi tío.

Mi hermano me pidió que le dejase un rato en mío y yo se lo dejé, pero por poco rato porque decía que arañaba con las uñas. Nosotras nos empezamos a reír porque eso era imposible ya que no tenían nada de uñas. Más tarde le llamamos a mi padre para que volviese a dejar los cachorros con su madre porque el mío estaba venga hacer ruidos porque quería estar con su madre y a nosotras nos daba miedo porque igual no mordía la madre. Mi padre los dejó y nos volvimos para nuestras casas.

Ahora han crecido y voy a intentar ir  a verlos estas vacaciones porque enseguida se harán grandes y ya no harán tanta gracia.

Y vosotros/as  ¿Tenéis perros? ¿Y cachorros? ¿Os gustaría tener un perro?

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • irati el 21 abril, 2014 , a las 12:03
    • Responder

    ¡Qué monos son los perros! A mí me encantó ir a verlos y cogerlos. Como yo no tengo perros ya me regalaréis alguno jajajajaja.

    • sergio el 22 abril, 2014 , a las 22:53
    • Responder

    Yo la verdad es que tengo perros de varias razas . En Abárzuza tengo pastores vascos y un colie y en San Martín mi tío tiene de varias razas:pastores vascos, ratoneros, pastor alemán, cazadores …En fin que tiene ocho perros.

    • Alba el 23 abril, 2014 , a las 11:06
    • Responder

    ¡Que pocholada eran los perros! Yo el cachorro que cogí se me durmió en brazos y era muy bonito porque no hacia nada de ruido. Yo creo que se parecen mucho a la madre porque la madre también es blanca y negra. A mi me tocó el cachorro hembra.

    Un saludo.

    ALBA

    • Sonia el 23 abril, 2014 , a las 12:21
    • Responder

    Yo no tengo perros pero me encantan, sobre todo los pequeños. Mi hermana me contó que daba gusto cogerlos porque eran muy monos. Me encantaría tener perros pequeñicos. ¡Qué pena que se murieran los demás cachorricos!

    Un saludo.

    • Ariadna el 23 abril, 2014 , a las 12:46
    • Responder

    Yo no tengo ningún perro. Tampoco tengo ningún cachorro pero me encantaría ya que son monísimos; estaría fenomenal que no crecieran nunca. Aunque no tengo cachorros tengo gatitos y también son monísimos. No me imaginaba que crecieran tan rápido, enseguida serán unos granes perros. Puede que al cogerlo tu hermano le crezcan las uñas ji, ji, ji.

    Saludos.

    • Edurne el 23 abril, 2014 , a las 14:14
    • Responder

    Yo creo que los cachorros son muy monos, ¡Qué pena que se murieran los más bonitos! Yo tengo un perro y antes tenía una perrita, pero se murió. Seguro que os lo pasasteis genial con los cachorros. Qué gracioso tu hermano diciendo que le arañaban sin tener uñas.
    ¿Algún día puedo ir a verlos contigo?

    Saludos

    • ruben el 25 abril, 2014 , a las 19:12
    • Responder

    Deberían de ser bonitos los cachorro, me gustaría poder tener unos ,pero de momento no podemos.
    Qué pena que se muriera uno, de todas formas la madre los cuidará mucho.,
    Me gustaría poder verlos algún día.

    Un abarazo, Rubén.

    • Marta el 26 abril, 2014 , a las 12:16
    • Responder

    Yo en Abárzuza tengo tres perros y mi tío en San Martín tiene muchos y tienen un cachorro negro y muy gordito que es hijo de una perra pastora vasca Mi tío le llama Gordito. Ya puedes ir a verlos porque la verdad es que crecen muy pronto.

  1. Yo he tenido 2 perros que se llamaban Linda y Txuri, eran super suaves. Fue una pena que se murieron, los quería mogollón. Esos perros me los dio mi tía que tiene una perra que había tenido cachorros.

    • aintzane el 28 abril, 2014 , a las 19:12
    • Responder

    A mí me encantan los perritos y sobre todo si son pequeños como los de tu tío.
    Espero que les pongáis nombre pronto, cuando te los hayas pensado ¿me pódrás decir cómo se llaman?
    Saludos.

    • Carla el 29 mayo, 2014 , a las 21:02
    • Responder

    Yo ya quisiera tener un perrito pequeño. El tuyo que te regaló es súper bonito.
    Como ya sabes tengo un perro que se llama Tino y el otro día se le perdió el collar.
    No sé si te acuerdas pero el día que fuimos a Eraul tu tío estaba recogiendo el fiemo de las ovejas, le estábamos gritando a tu tío.

    Saludos,

    Carla

    • gonzalo el 11 junio, 2014 , a las 19:45
    • Responder

    Yo ya he tenido muchos perros pero algunos los mandamos a la perrera porque preguntamos y como nadie los quería nosotros no los podíamos tener.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.