Erleak eta hartza

 

Yo leyendo mi  Kamishibai  a los  pequeños

Yo leyendo mi Kamishibai a los pequeños

El trimestre pasado, trabajamos sobre las abejas. En euskera, teníamos que hacer un Kamishibai cada uno/a  relacionado con las abejas.

Así que a cada uno/a se nos tenía que ocurrir una historia en la que apareciesen abejas.

Kamishibai: literalmente significa “drama de papel”, es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII, donde los monjes utilizaban emaki.

Ahora os voy a contar mi historia.

          Las abejas y el oso

Érase una vez una abeja que se llamaba Karmele que vivía con toda su familia en una colmena en el bosque. A unos pocos metros vivía su amiga Chusa.

Un día al amanecer Chusa fue a llamar a Karmele para ir a dar un paseo por el bosque a por polenDespués de coger bastante polen hicieron magia y lo convirtieron en miel.

Al día siguiente Chusa fue a llamar a Karmele para ir a por polen ya que ése era su trabajo. Avanzaron ,avanzaron y avanzaron hasta que se perdieron y no encontraban el camino de vuelta porque estaban entre muchos árboles a oscuras. Iba oscureciendo y tenían miedo y frío, se hicieron una cabaña para refugiarse durante la noche.

A media noche ¡¡¡¡guauu!!!!!! se dieron un susto y salieron volando porque les seguía un oso.  Llegaron a la colmena  de Chusa, el oso rompió la colmena y todos se fueron a la colmena de Karmele

El oso no llegó a romperla, salió la abeja reina a hablar con él. Hablaron, hablaron y hablaron hasta que se entendieron.  Les dijo al resto de las abejas que el oso solo quería un poco de miel.

 Le dieron miel y después se pidieron disculpas y le ayudó a Chusa a crear su colmena.

Aquí os dejo el vídeo en el que cuento la historia en euskera.

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Sonia el 25 abril, 2014 , a las 11:46
    • Responder

    ¡¡¡Qué bonita la historia!!!! Pobres las abejas perdidas en el bosque. Me gustan mucho tus dibujos. Me gusta ver el vídeo primero y pensar lo que dices y lo que veo en los dibujos y luego leerlo en castellano y comprobar si lo que yo pensaba estaba en lo cierto.

    Un saludo

    • Carla el 25 abril, 2014 , a las 13:37
    • Responder

    Yo conozco el nombre Karmele con » C «, Igual te lo has inventado con K pero yo me lo sé con C.
    Pobres de las abejas, y qué listas fueron de hacerse una cabaña allí. Menos mal que ya encontraron por lo menos la cabaña de Chusa que sino…..
    Yo pensaba que el cuento en vez de terminar bien iba a terminar mal.
    Qué bonito es el cuento.

    Saludossssssssss,

    Carla.

    • ruben el 25 abril, 2014 , a las 19:33
    • Responder

    Yo me lo pasé muy bien haciendo el Kamishibai.
    Creo que tu historia está muy bien porque la abeja habla con el oso y así llegan a un acuerdo y no se pelean.

    Un abrazo, Rubén

    • Edurne el 26 abril, 2014 , a las 11:22
    • Responder

    El oso podría haber sido más amable y en vez de perseguirles les podría haber pedido lo quería desde el principio. Aunque si no el cuento no sería divertido. Menudos nombres más raros les pusiste, Karmele y Chusa. Yo nunca había oído esos nombres.

    Saludos

    • sergio el 26 abril, 2014 , a las 13:08
    • Responder

    Menos mal que la abeja reina le convenció al oso que destrozaba todo. Con un poco de miel llegaron a un acuerdo y todos contentos .

    • gonzalo el 26 abril, 2014 , a las 19:07
    • Responder

    Yo nunca me he perdido en el bosque. Es normal que los osos quieran miel y por eso atacan las colmenas.

    • Ainara el 27 abril, 2014 , a las 19:39
    • Responder

    Tu cuento sirve de ayuda para los que no sepan de qué se alimenta el oso, porque en los dibujos se ve bastante bien cómo el oso coge el panal para solamente comerse la miel de las abejas.
    Creo que tu Kamishibai sirve para aprender más cosas nuevas.

    • ariadna el 27 abril, 2014 , a las 22:13
    • Responder

    Con este cuento aprendemos un montón de cosas, que las cosas hay que solucionarlas hablando y que hay que ayudarnos unos a otros. Si fuese Karmele o Chusa me hubiera pegado un buen susto cuando apareció el oso. Es muy curioso ver que de un solo tema, las abejas, se pueden hacer cuentos tan bonitos y diferentes.

    Saludos.

  1. Qué bonita tu historia. En tu historia aprendemos mogollón sobre las abejas.

    • aintzane el 28 abril, 2014 , a las 19:35
    • Responder

    ¡Qué susto me habría dado yo si me perdiera como Carmele y Chusa! me ha encantado tu historia, la mía se titula Erleen erasoa.
    Saludos.

    • Alba el 30 abril, 2014 , a las 11:16
    • Responder

    Me parece un cuento muy bonito el tuyo. Qué divertidos son los nombres que le has puesto a las abejas. A mí también me daría miedo que me persiguiera un oso. Me gustan mucho los dibujos que has hecho.

    UN saludo.

    ALBA

  2. Me ha encantado tu cuento ¡qué pobre la abeja!.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.