Kamishibai «Erleen Lantegia»

Yo contándoles a los niños/as de Triku el Kamishibai

Yo contándoles a los niños/as de Triku el Kamishibai

Como ya sabéis, en el trimestre anterior estudiamos las abejas y en las clases de euskera hicimos un kamishibai sobre las abejas. Kamishibai significa “drama de papel”, es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII.

Jon (el profesor de euskera) nos contó en qué iba a consistir el trabajo de este mes. A todos nos gustó mucho la idea y nos preguntamos: ¿De qué iba a tratar la historia? Y nos explicó que tenía que ser de las abejas. Así que tomé riendas a la imaginación yyyy… enseguida se me ocurrió una historia. En la clase de ese mismo día empecé a escribir y cada vez se me ocurrían detalles para añadir.

Mi historia es esta:

Érase una vez una abeja que se llamaba Maialen. Vivía en un bosque de hadas y había nacido hacía una semana.

Su historia fue así: Su madre después de poner el huevo y éste convertirse en larva «la larva Maialen»,  la dejó sola en su colmena. La llevó al bosque de las hadas para que allí le cuidaran. Cuando se transformó en abeja se vio rodeada de hadas que le cantaban. Al nacer, las abejas son blancas y las hadas les pintan el abdomen de amarillo y negro. Ese día, el 21 de mayo, se quedaron sin pintura, Maialen no fue pintada y se quedó muy triste porque era distinta a todas las demás. Pensó, pensó y tuvo una idea: Ir a la fábrica donde se hace la pintura, pero claro, está muy lejos así que se preparó su mochila de viaje y comenzó a volar.

En el cielo había muchas abejas que se reían de Maialen y Maialen se ponía triste. Se encontró una abeja,  Ane, que también era blanca y le preguntó:

– ¿Tú también vas a por pintura? Ane contestó:

– Sí, es que se les ha acabado a las hadas.

-Ya, ¿Quieres que vayamos juntas?

-Sí.

Al llegar a la fábrica de pinturas, cogieron 250 botes de pintura negra y 250 botes de pintura amarilla. En el camino de vuelta a casa iban muchas abejas a por pintura. Maialen y Ane les dijeron:

– Compartimos con vosotras.

Las abejas se vieron muy contentas y volvieron al bosque de las hadas. En el bosque: Todas las hadas comenzaron a hacer su trabajo y pasada una hora todas las abejas estaban listas. Fin.

Espero que os haya gustado mi cuento. Estos días estamos contándoles nuestros kamishibais a los de Triku y Txabola y creo que les han gustado mucho nuestros kamishibais.

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Carla el 24 abril, 2014 , a las 16:47
    • Responder

    Qué casualidad de que Ane también vivese con las hadas, también es mucha casualidad que se encontrasen tantas abejas ¿ Verdad ?
    Cuántos botes de pintura cogieron ¿ No ?
    Qué majas fueron Maialen y Ane de compartir con todas esas abejas que iban a la fábrica de pintura.Me ha encantado tu cuento, espero que me gusten todos los demás.

    Los de Txabola y Triku me parece que estuvieron muy atentos en todos los kamishibais que les hemos ido contando.

    Saludossss

    Carla.

    • ruben el 25 abril, 2014 , a las 19:44
    • Responder

    Me gustó mucho tu kamishibai, y está bien que las abejas se ayuden entre sí, y que compartan y ayuden a las demás.

    Cuanta pintura se llevaron!!!!!!!

    Un abrazooooooooo, Rubén

    • Marta el 26 abril, 2014 , a las 12:47
    • Responder

    Qué bien que consiguieron pintura para todas y pudieron ser iguales a las demás.Me ha gustado mucho el cuento y me gustan casi todos porque todos tienen un buen final

    • Edurne el 26 abril, 2014 , a las 16:58
    • Responder

    La verdad es que tu Kamishibai es muy divertido, a mí no se me ocurren unas ideas tan buenas en tan poco tiempo. Espero que ya no se les acabe la pintura porque sí que cogieron muchos botes. Qué buenas fueron de compartir la pintura. La abeja de mi Kamishibai también se llama Ane.

    Un saludo, Edurne

    • gonzalo el 26 abril, 2014 , a las 18:53
    • Responder

    Me parece que llevaron mogollón de pintura entre esas dos abejas. Yo si fuera de esas otras abejas que iban a la fábrica y me encontrara con ellas estaría muy agradecido.

    • Ainara el 27 abril, 2014 , a las 20:13
    • Responder

    Tu Kamishibai es muy imaginario ya que las abejas ya tienen colores desde que nacen, no les pintan las hadas, ni menos van a la fábrica de pinturas a por pintura… pero esa es una buena forma de hacer un cuento que le guste a la gente.
    Me parece que tienes mucha imaginación para realizar cuentos, historias y Kamishibais.

    • ariadna el 27 abril, 2014 , a las 22:38
    • Responder

    ¡Qué curioso! Maialen cumple el mismo día que tú Sonia ji, ji, ji. También es coincidencia que se acabara la pintura justo cuando le tocaba a ella. Me parece fenomenal que decidiera compartir la pintura con todas las demás abejas. Yo espero que le hayan gustado los cuentos a los de Triku y Txabola, además con uno por día no les da tiempo de aburrirse.

    Saludos.

    • sergio el 28 abril, 2014 , a las 14:19
    • Responder

    Creo que a los pequeños les gustaron mucho los cuentos y el tuyo tenía mucha imaginación con las hadas pintando a las larvas . Menos mal que existía una fábrica en la que hacían la pintura.

  1. Es muy bonito tu cuento de la abeja Maialen, pero qué pena que la dejaron sola en la colmena.

    • aintzane el 28 abril, 2014 , a las 19:49
    • Responder

    A mí me parece muy triste que su madre la dejara en el bosque para que le cuidaran las hadas porque es la responsabilidad de la madre ¿no crees?
    Saludos.

  2. Qué pobre que no esté pintada la abeja pero más vale que había una fábrica de colores…

  3. Me encanta tu cuento. Yo también me hubiera puesto triste si las personas se reirían de mí. Pero bueno al fin y al cabo este cuento acaba muy bien . Me parece muy divertido que las hadas les pinten el cuerpo a las abejas.

    Un saludo de Alba.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.