Anabel erlea

Contando el Kamisibai a los de triku

Contando el Kamisibai a los de triku

En la asignatura de Euskera, en el proyecto de las abejas hemos realizado un kamishibai:

Literalmente significa «drama de papel». Es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII, donde los monjes utilizaban emaki (pergaminos que combinan imágenes con texto) para combinar historias con enseñanzas morales para audiencia mayormente analfabeta.

Se mantuvo como un método para contar historias durante varios siglos, pero posiblemente se le conozca más por su renacimiento en los años 1920 hasta los años 1940. El gaito kamisibai, o cuentista golpeaba dos pedazos de madera comúnmente unidos por una cuerda, llamadas hyoshigi, para anunciar su llegada a las diferentes villas.

Ahora os voy a contar mi kamishibai:

ANABEL ERLEA

Érase una vez una abeja que vivía sola en una colmena desordenada. La abeja se llamaba Anabel, era muy gorda y comía mucha basura. A unos metros vivían cientos de abejas que iban todos los días a recoger polen. La abeja estaba gorda y no podía ir a por polen, y por eso  tenia mucha envidia de las otras abejas.

Un día las abejitas pasaron cerca de Anabel y le dijo una abeja a Anabel:

-¿Por qué no vas a por polen? y le respondió:

-Porque no puedo volar debido a mi peso. Le dijeron:

 -Pues vale

La abeja empezó a llorar cuando se fueron porque no podía ir a por polen y empezó a hacer ejercicio para adelgazar haciendo carreras contra las hormigas.

Pasaron unas semanas y Anabel ya estaba adelgazando. Un día las hormiguitas le dijeron que probase a ir a por polen. Anabel se preparó, contó hasta 3 y salió volando. Anabel se dirigió a una margarita, empezó a coger el polen,  quitó todo el polen de la margarita y se dirigió a su casa. ¡No se lo podía creer, habia conseguido volar por primera vez!

Llegó a casa y había mogollón de insectos que le gritaron: ¡sorpresa!,   Anabel se emocionó muchísimo. La fiesta la celebraron porque era la primera cantidad de polen que había cogido en su vida. Anabel empezó a hacer miel y así pasaron los días feliz en su colmena.

El Kamishibai se lo conté a la clase de Triku y a la de Txabola.

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • ruben el 25 abril, 2014 , a las 19:55
    • Responder

    Qué bien que al final pudiera ir a por el polen y la sorpresa que se llevó con la fiesta.
    Es muy bueno que bajara de peso y debería de estar orgullosa.

    Un abrazo, Rubén.

    • gonzalo el 26 abril, 2014 , a las 18:36
    • Responder

    Yo no me imagino una abeja tan gorda pero menos mal que pudo ir a por el polen y prepararon una fiesta.

    • irati el 27 abril, 2014 , a las 19:35
    • Responder

    Me encanta tu cuento, sí que era una abeja desordenada.

    IRATI

    • Ainara el 27 abril, 2014 , a las 20:41
    • Responder

    Tu historia es bastante chula y además enseña que no hay que comer muchos dulces porque si no engordas mucho y luego no puedes hacer lo que hacen los demás y pasas mucha envidia.
    Me parece que has tenido que tener mucha imaginación para elaborar ese cuento porque es bastante ficticio.

    • ariadna el 27 abril, 2014 , a las 22:58
    • Responder

    Este cuento nos enseña que si realmente quieres algo, haces lo imposible por conseguirlo. Seguro que se llevaría una gran sorpresa cuando vio a sus amigos que le habían preparado una fiesta. Espero que haya aprendido la lección y no vuelva a tener sobrepeso. También estará muy agradecida a las hormigas que le ayudaron a conseguirlo.

    Saludos.

    • sergio el 28 abril, 2014 , a las 14:34
    • Responder

    Al final la abeja se esforzó y pudo salir a por miel como todas sus hermanas y luego se ganó una fiesta con todas ellas y se sintió muy importante.

    • Edurne el 28 abril, 2014 , a las 19:17
    • Responder

    Qué mal tendría que vivir en una colmena toda desordenada. Seguro que eran super majas las hormigas, porque si no seguro que no le hubieran ayudado a adelgazar. Qué pena que al principio no podía ir a por polen, pero qué bien que al final pudo ir.

    Saludos

    • aintzane el 28 abril, 2014 , a las 20:02
    • Responder

    A mí no me gustaría vivir sola en una colmena y peor si está desordenada ¿a ti te gustaría?
    Saludos.

    • Marta el 28 abril, 2014 , a las 21:51
    • Responder

    Al final todos acaban contentos, Anabel porque habia logrado volar y recoger polen y las demás abejas porque les ayudaba y todas juntas adelantaban mucho más. Qué buena idea tuvieron de organizarle una fiesta para que viese que todas la querían.

  1. ¡¡¡Qué historia más bonita e interesante!!! Pobre Anabel, porque no podía recoger el polen por su peso, pero bueno como el final de la historia es feliz… Me parece una muy buena idea que le montaran una fiesta para celebrar que ya podía ir a por polen..

    Un saludo.

  2. Al vivir sola desordenaba todo, porque como no le iban a echar la culpa pues aprovechaba ¿ No ?
    Las compañeras de esa amiga tan gorda tenían mala suerte porque seguro que a esa abeja tan gorda le cabría más polen es la tripa.

    Saludos,

    Carla

  3. Me parece muy divertido tu cuento. A mí también me gustaría que me hagan una fiesta sorpresa… Pero lo que no me gustaría es tener la casa desordenada, estar gorda y comer basura.

    Un saludo de Alba.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.