Andrea y la abeja

Contando el kamishibai en la txabola

Contando el kamishibai en la txabola

Como sabéis hemos acabado un proyecto sobre las abejas, así que en las clases de euskera estuvimos haciendo un kamishibai  sobre abejas y la verdad que nos gustó mucho.

Nos costó mucho hacerlo ya que eran más de 10 viñetas, pero al final lo conseguimos y nos quedaros a todos/as muy chulos.

Kamishibai, significa “drama de papel”, es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII donde los monjes utilizaban emaki (pergaminos que combinan  imágenes con texto) para combinar historias con enseñanzas morales para audiencias mayormente analfabetas.

ANDREA Y LA ABEJA

Érase una vez unas amigas llamadas Andrea y Haizea. Un día Ainhoa, la madre de Haizea, tenía que ir a comprar ropa para Haizea. Andrea  estaba sola y fue a buscar a su amiga para que le acompañara. Ésta decidió acompañarle.

Se montaron en el coche y se marcharon para Estella. En el momento que salieron de una de las  tiendas que no habían comprado nada, a Andrea le picó una abeja. Tuvieron que ir al hospital, y estaba venga llorar. Le pusieron una venda y aunque le seguía doliendo ya no lloraba, después se marcharon a Pamplona.

Allá encontraron mucha ropa, todas de diferentes modelos. Andrea le dijo a Ainhoa que se estaba mareando entonces se marcharon a un bar para que se refrescara la cara y tomase algo para que se le pasara el mareo. Como no se le pasó fueron a urgencias. Le ingresaron en la planta de niños. Pronto llegaron los padres de Andrea, Iñigo y Maider.

Haizea y su madre se marcharon para comprarle un regalo pero no le dijeron nada. Le compraron unos bolígrafos para dibujar. Se los dieron, a Andrea le encantaron y se quedó muy contenta. Como ya llevaba 3 días le dieron el alta y las dos amigas se marcharon a celebrarlo al cine para ver una película.

FIN

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • ruben el 25 abril, 2014 , a las 19:51

    Qué mala suerte que le picara cuando iba de compras.
    ¿De dónde sacaste el nombre de Andrea? ¿Seria de la hermana de Naroa?
    Es cierto que ciertos picotazos son muy dolorosos y pueden ser muy graves.

    Un abrazo Rubén.

    • gonzalo el 26 abril, 2014 , a las 18:43

    A mí nunca me ha picado una abeja. Qué pena que justo le picara cuando iban de compras y tuvieron que ir a ponerle una venda.

    • irati el 27 abril, 2014 , a las 19:38

    A mí sí que me han picado abejas y qué pena que justo le pique cuando iba a hacer compras.

    IRATI

    • ariadna el 27 abril, 2014 , a las 22:52

    Es curioso que el kamishibai exista dese hace tantos y tantos años. Aunque le haya costado un picotazo de abeja, Andrea ha conseguido ropa nueva, bolígrafos nuevos e ir al cine, por eso hasta yo querría que me picaría una abeja. Hizo muy bien la madre de Haizea llevándola a urgencias cuando vio que se encontraba mal.

    Saludos.

    • Edurne el 28 abril, 2014 , a las 11:19

    La verdad es que este cuento se parece mucho al de Alba, porque también van al médico por un picotazo de abeja. Parece que habéis quedado para hacerlo iguales.
    Qué contenta se puso Andrea al ver que le regalaron unos bolígrafos. ¡Qué suerte que fueron al cine! ¿Sabes qué película vieron?

    Un saludo

    • jon el 28 abril, 2014 , a las 19:04

    A mí me picó una abeja en la oreja y se me puso como un globo de la picadura de la abeja. Este cuento es muy bonito.

    • aintzane el 28 abril, 2014 , a las 19:58

    ¡Qué forma más divertida de celebrar que le han dado el alta! Más vale que avisó que se mareaba porque si no podría haber pasado un disgusto ¿verdad?
    Saludos.

    • Marta el 28 abril, 2014 , a las 21:47

    Bueno, creo que tampoco le hizo tanto daño porque luego se fueron de compras y ni se acordada del picotazo y encima luego tuvo hasta regalo. A mí nunca me ha picado un aabeja y no quisiera que me picara porque se tiene que pasar un rato un poco doloroso.

    • Sonia el 2 mayo, 2014 , a las 14:27

    ¡Madre mía! Cuánto tiempo hace que existe el kamishibai. Qué mal que le picara una abeja, a mí ya me ha picado una abeja y escuece muchísimo, no es nada agradable.

    Un saludo.

    • Carla el 4 mayo, 2014 , a las 18:40

    Ya me contó tu hermano que te hicieron contarlo de nuevo, porque era super bonito, la verdad que sí, que es bonito pero vamos… como todos.
    Como ya sabes a mi me picó una el día de las setas comiendo una rosquilla, duele mogollón, es bueno darte barro.

    Saludos,

    Carla

    • sergio el 4 mayo, 2014 , a las 22:16

    A mí no me ha picado nunca ninguna abeja , pero por lo que veo que le pasa a la protagonista de tu cuento tiene que hacer mucho daño aunque no creo que tanto como para ir al hospital.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.