Visita al nevero de Muru

En el colegio estamos estudiando un nuevo proyecto: «Los neveros». El día 30 de abril nuestro profesor de educación física y euskera, Jon junto con nuestra tutora Mª Carmen, tenían planeado ir a visitar el nevero de Muru (un término situado en la carretera Abárzuza-Estella perteneciente al Valle de Yerri ).

Pixela en el nevero de Muru

Pixela en el nevero de Muru

Un nevero es una acumulación de nieve, que, protegida por la sombra y por la forma particular del terreno que lo aloja, es capaz de resistir en verano a mayores temperaturas.También puede ser artificial. Los artificiales son pozos excavados en la tierra con muros de contención, de pequeñas o grandes dimensiones e incluso con techo, que dispone de aberturas para la introducción de la nieve y posteriormente la extracción del hielo.

El nevero que fuimos a ver es artificial y ese mismo día nuestro profesor propuso que los alumnos y alumnas  de 4º, 5º y 6º del colegio les acompañáramos en su visita al nevero. Al principio Mª Carmen se resistió por el peligro que tiene caminar por la carretera pero entre todos conseguimos convencerle.

Partimos del colegio a la hora del recreo pero cuando íbamos a salir de Abárzuza recordamos que dos alumnos, Rubén y Laura,  se habían quedado jugando en el recreo con los pequeños y… después de llevar parte del camino hecho, tuvieron que ir a buscarles ¡Vaya despieste!  y continuamos con el viaje.

El camino se hizo bastante fácil aunque no llevábamos la ropa adecuada. Ese día hacía un calor asfixiante ¡Parecía verano! El paisaje era muy bonito, se veían todos los campos muy verdes y muchos habían florecido. Como hacía un poco de viento los campos de cereal se movían y parecía un mar verde ¡Solo faltaban los peces! El cielo estaba azul y los pájaros cantaban alegremente.

Enseguida llegamos a Muru. Allí solo hay una casa (a parte de la casa rural) e intentamos hablar con los dueños de ésta para que nos señalaran el camino hasta el nevero. Por desgracia no había nadie y tuvimos que buscarlo solos. Dimos mil y una vueltas y por fin, Jon consiguió encontrarlo.

Este era grande y profundo. Carecía de cúpula pero la parte bajo tierra se encontraba muy bien mantenida. Aunque no se podía ver bien por las matas conseguimos imaginárnoslo entero y con nieve, como estaba hace cien años. También pudimos observar la forma en la que estaba construido ¿Porqué todos los neveros tendrán forma cilíndrica? su profundidad, hasta en la forma en la que estaban posicionadas las piedras. Se nos ocurrió que podíamos ir a limpiarlo algún día para que nosotros y el resto de personas pudiéramos admirarlo y con él rememorar la vida en el pasado.

Ya era la hora de volver así que nos sacamos algunas fotos y retornamos el camino a Abárzuza. Mientras regresábamos se nos ocurrió coger el pistilo de unas calas que había allí con objeto de observarlo bien pero fue una pésima idea. Enseguida les empezaron a salir sarpullidos y unos grandes picores en las manos. Por suerte yo me libré ¡Menos mal!

La vuelta se hizo más fácil ya que era todo cuesta abajo. Ya estábamos cansados y a más de uno se quejaba de dolor en los pies y del calor. Entre risas y risas llegamos al pueblo. Fuimos al colegio pero como era la hora de comer nos fuimos a casa.

Fue genial ir a visitar el nevero de Muru. Aprendí muchas cosas y disfruté mucho. Me encantaría ir a visitar otros neveros y poder aprender de ellos como hice con el nevero de Muru. Y  vosotros ¿Sabíais qué era un nevero? ¿Habéis visto alguno alguna vez? ¿os gustó? ¿y el de Muru?¿os gustó?

12 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Ainara el 14 mayo, 2014 , a las 15:19
    • Responder

    Antes de empezar a estudiar los neveros no tenía ni idea de lo que eran y como yo me imaginaba que eran los neveros al ver uno vi que no se parecían en nada.
    Yo ya había visto anteriormente a este proyecto un nevero con mi padre, pero como no me explicó bien lo que era no me acordaba. La verdad es que no me gustaron mucho porque no se veía nada bien a causa de que estaba repleto de hierbas y matas.
    A mí el de Muru me ha gustado mucho más, porque se ve mucho mejor aunque también tiene matas y hierbas.

    • Rubén el 14 mayo, 2014 , a las 17:51
    • Responder

    A mí me gusto mucho ir aunque no lo hubiéramos encontrado y nos costó mucho pero de todas maneros yo creo que todos no lo pasábamos bien .

    UN abrazo Rubén

    • sergio el 14 mayo, 2014 , a las 19:01
    • Responder

    Yo hasta no empezar este proyecto no sabia nada de los neveros. Sí que me ha gustado mucho el de Muru y espero que también os guste el que vamos a ver encima de San Martín. Mi hermana lo ha visto y se ha metido dentro y dice que es muy chulo.

    • irati el 14 mayo, 2014 , a las 20:17
    • Responder

    A mí me encantó el nevero de Muru aunque me cansé un poco porque no llevaba zapatillas buenas.

    • Edurne el 15 mayo, 2014 , a las 22:20
    • Responder

    A mí me encantó el nevero. Yo ya cogí el pistilo de las calas y luego no me paraban de picar las manos. Mi abuela me dijo que nos pasó eso porque eran calas silvestres. Qué suerte tuviste de coger y luego que no te picaran. A mí me encantaría ir a limpiar el nevero de Muru.

    Un saludo

  1. Yo ya sabía lo que era un nevero porque ya había oído hablar sobre los neveros y ya había visto alguna vez uno de pequeño, sí que me gustan los neveros y el trimestre de los neveros sí que va a ser bonito

    • Carla el 17 mayo, 2014 , a las 12:23
    • Responder

    A mi me encantó el nevero de Muru pero hubo dos cosas que no me gustaron, una era entrar en un sitio privado y la segunda que el nevero estaba lleno de matas y nosotros lo estábamos ensuciando más.
    Aparte de eso lo que más me gustó fueron los caballos, el burro nos recibió muy bien.

    Saludos,

    Carla

    • Sonia el 26 mayo, 2014 , a las 18:49
    • Responder

    Yo hasta que no empezamos a estudiar este proyecto no sabía nada sobre ellos, ni de su existencia siquiera. El nevero de Muru fue el primer nevero que vi y todavía no he visto más. Me acuerdo que nos costó muchísimo encontrar el nevero. Cuando lo encontró Jon nos hizo mucha ilusión a todos. Me gustaría algún día ir a limpiarlo y dejarlo como los chorros del oro.

    Un saludo.

    • Marta el 29 mayo, 2014 , a las 14:18
    • Responder

    Antes de empezar este proyecto ni siquiera había oído hablar de los neveros y ahora me doy cuenta que tenemos algunos de ellos cerca de aquí y ni me había enterado.Me está gustando porque tenemos muchas salidas y ya con buen tiempo por el monte.

    • Aintzane el 1 junio, 2014 , a las 16:48
    • Responder

    Yo no sabía lo que era un nevero ya que nunca había oído hablar de él, tampoco sabía que había un nevero en Muru y me encantó, también me gustó mucho el paseo, tocar a los caballos… espero que esto se vuelva a repetir ¿y tú?
    Saludos.

    • gonzalo el 11 junio, 2014 , a las 19:31
    • Responder

    Yo ese día me lo pasé muy bien caminando hasta Muru. Cuando llegamos al nevero me quedé muy sorprendido de lo grande y ancho que era.

    • Alba el 13 junio, 2014 , a las 17:04
    • Responder

    Yo me lo pasé en grande ese día. A mí me salió mucha mucha alergia. Yo no podía encontrar el nevero. Lo queríamos limpiar pero no nos dejaron porque no íbamos con ropa adecuada y además no teníamos tiempo si queríamos ir a comer.

    Un saludo de Alba.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.