Visita al campanario de Abárzuza

El mes pasado estuvimos a la hora del recreo en el campanario de la iglesia de La Asunción de Abarzuza. El padre de Irati vino para ser nuestro guía en la visita al campanario .¿Os podéis creer que está desde el siglo XVI?

Con la campana más grande

Con la campana más grande

Antes de entrar  nos paramos a mirar el reloj de sol que consta de una varilla de metal y según la posición en la que se encuentre el sol, la sombra que proyecta indica la hora en la fachada de la iglesia ¡Yo nunca me había fijado!

Después entramos por la iglesia para subir hasta la torre del campanario. Al ir subiendo vimos las escaleras llenas de excrementos de palomas .

Las campanas impresionaban un montón y cuando las tocabas te fastidiaban los oídos. Las campanas tenían dibujos en relieve por fuera y grafitis por dentro. Antiguamente los hombres se apostaban a colgarse de las campanas  y daban vueltas, luego cuando bajaban  tenían todos los dedos de sangre.

Nos encontrábamos encima de las bóvedas de la iglesia, miramos por la ventana  y había un hombre en el pórtico durmiendo. Después nos despedimos de Javier, el guía, y nos fuimos cada uno para su clase.

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Ainara el 5 noviembre, 2014 , a las 15:35
    • Responder

    Yo a pesar de ser de Abárzuza nunca he tenido la suerte de poder subir al campanario de la Iglesia porque ese día me puse mala, y una vez que fueron mi padre y mi hermano no me avisaron.
    A mí me parece que si tú eres el encargado de las campanas y tienes que subir a tocar para misa o para las horas, se te acabarían estropeando los tímpanos hasta no poder oír.
    En puertas grandes, muchas veces han ido vagabundos a dormir así que seguro que ese hombre que estaba también lo sería.

    • Alba el 5 noviembre, 2014 , a las 17:44
    • Responder

    Yo ese día me lo pasé muy bien. Aprendí muchas cosas que no sabía: cómo funcionaba el reloj de sol, que daban vueltas en la campana (los chicos jóvenes),cómo funcionaba el reloj de la iglesia, y muchas muchas cosas más A mí no me parece bien que diesen vueltas en la campana los chicos jóvenes.

    Un saludo de Alba

    • gonzalo el 5 noviembre, 2014 , a las 18:29
    • Responder

    Yo ese día me lo pasé muy bien. Lo que más me impresionó fueron las bóvedas. A mí me encantaron las campanas sobre todo la grande.

    • Daniel el 5 noviembre, 2014 , a las 20:22
    • Responder

    ¿Tan vieja es la iglesia? ¿Desde el siglo XVI?

    Un saludo,
    Daniel

    • irati el 5 noviembre, 2014 , a las 21:15
    • Responder

    Me sorprendió cuando dijo que se metían los hombres y daban vueltas.
    Ese día me lo pasé genial.

    Un saludo, Irati.

    • Ion el 6 noviembre, 2014 , a las 18:59
    • Responder

    La visita al campanario me pareció una pasada. Lo que más me gustó fue ver el mecanismo del reloj de la torre. Yo no sabía que un reloj de sol funcionaba así.

    • Rubén el 6 noviembre, 2014 , a las 19:58
    • Responder

    Es una pena que no haya podido ir pero estaba en Barcelona en la boda de mi prima. Pero…¿ de verdad es tan antigua? Tendremos que cuidarla entre todos, creo haber oído que una vez le cayó un rayo y debería haber sido tremendo.
    Espero que todos os lo pasarais muy bien.

    Un abrazo, Rubén

    • Edurne el 6 noviembre, 2014 , a las 20:53
    • Responder

    Yo me lo pasé muy bien el día que subimos al campanario. No me podía creer que se dieran vueltas dentro de las campana los jóvenes aunque como venían alegres del Puy hacían lo que les dijeran.Yo he estado tres o cuatro veces en el campanario y la verdad es que es muy impresionante.
    Un saludo, Edurne.

    • Marta el 12 noviembre, 2014 , a las 11:58
    • Responder

    A mí me gustó mucho la visita al campanario, Sí que es impresionante que la iglesia está desde el siglo XVI y que aun siga también. Son muy impresionantes las historias que nos contó Javier que hacían antiguamente los jóvenes, sobre todo la que se metían en las campanas. Yo nunca había subido a la iglesia de Abárzuza hasta arriba.

    Un Saludo, Marta

    • Aintzane el 13 noviembre, 2014 , a las 12:10
    • Responder

    Yo no fui al campanario porque estaba mala con gastroenteritis pero me hubiera encantado ir porque nunca he subido ahí arriba. ¡A ver se se repite!.
    Saludos.

    • Carla el 15 noviembre, 2014 , a las 16:57
    • Responder

    Yo alguna vez ya había estado. La verdad que cuando tocan te hacen daño en los oídos. Yo no sabía aquello que nos contó Javier de que medio campanario salió volando. Fue una visita super chula.

    Saludos,

    Carla

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.