Un día con muchas poleas

Mis compañeros y compañeras recogiendo apuntes

El 11 de noviembre, martes, fuimos a ver la nueva granja de pollos del padre de Gonzalo. Nos interesaba conocer el funcionamiento de las poleas para aprender más sobre ellas.

Fuimos andando desde el cole hasta la carretera de Eraul, en el camino comenzó a llover, abrimos los paraguas, nos pusimos las capuchas  y aceleramos el paso. Cuando llegamos le dimos los paraguas al padre de Gonzalo y él los guardó para que se secaran.

Al pisar el suelo me pareció muy guay ya que está cubierto de cáscaras de arroz. Cuando ya no faltaba nadie, empezó la charla y las explicaciones de Mari. Nos fijamos que había muchas poleas y a mí me pareció impresionante.

Nos explicó que desde que se inventaron las poleas, éstas son una gran ayuda para las personas porque facilitan el trabajo de subir o bajar objetos. Depende del peso que tengan que soportar tienen que ser más grandes. Cuando se juntan muchas poleas se llaman Polipastos, entonces conseguían reducir todavía más el el esfuerzo.

En su granja siguen estrictas normas de desinfección para evitar hongos y bacterias. Traen desde Valencia gran cantidad de comida para los pollo, entran aproximadamente unos 25 000 pollos en granjas pequeñas y en las grandes unos 50 000. Tiene tres naves grandes y dos pequeñas, Los bebederos y los comederos por medio de las poleas los bajan al nivel del suelo.  El peso del pollo es de 40 gramos cuando llega a las granjas y necesita 35 º de temperatura, a los cuarenta y cinco días ya pesa 3 kg. Tiene que engordar 60 grs. diarios. y cuando es grande unos 80 grs..Cuando los pollos son pequeños necesitan más calor , pienso y agua, y de mayores menos calor y más ventilación. A los pollos grandes se les vacuna mezclando la vacuna con leche desnatada y con agua sin cloro..

Viendo las poleas

Viendo las poleas

Las naves  pequeñas tienen 80 metros de largo y las grandes 120 m. Cada tres metros hay doce bebederos y cuatro comederos.  En los silos caben 15 000 kg. de pienso. En la oficina hay un ordenador que controla el ambiente de dentro y fuera de la nave para tener una buena temperatura. Hay seis controladores y uno exterior, tienen un sistema de alarma para que cuando no están en la granja se les avise por el móvil . Todo ello es posible gracias a un control eléctrico.

¿Os gustó la visita ?   ¿ Os mojasteis mucho ?  ¿Conocías tanto de las poleas ?

11 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Gloria el 17 noviembre, 2014 , a las 22:49
    • Responder

    Impresionante artículo!!! Me has acercado de maravilla a la explotación de pollos. A menudo comemos pollo, pechugas, alitas,…. sin plantearnos todo lo que supone (instalaciones, maquinaria, control sanitario,….) hasta llegar al super, carnicería,…. donde los compramos para preparar un rico plato. Muchas gracias por la información

    • Alba el 18 noviembre, 2014 , a las 8:45
    • Responder

    A mi también me gustó mucho pisar el suelo. Yo aprendí mucho en esta visita. No sabía tantas cosas de las que ahora ya sé. Yo no me mojé mucho pero las zapatillas me mojé y luego al entrar en la granja, se me pegaron las cáscaras de arroz a la zapatilla. A mí me parece muy bien que tengan tantos controladores porque si no… Yo también me quedé impresionada de tantas poleas que había.

    Un saludo de Alba

    • Ion el 18 noviembre, 2014 , a las 19:59
    • Responder

    A mí me encantó la visita a la granja del padre de Gonzalo. Yo iba muy bien pero cando empezó a llover me mojé bastante. No conocía mucho de las poleas pero con lo que nos explicó y en clase consultando en el libro de «cono» me hice la idea.

    Un saludo, Ion.

    • Daniel el 19 noviembre, 2014 , a las 20:14
    • Responder

    A mí me encantó la visita a la granja. No me mojé mucho y no conocía tanto de las poleas.

    Un saludo,
    Daniel

    • irati el 20 noviembre, 2014 , a las 19:14
    • Responder

    ¡Cuánta información nos dio mi tío! Así sé un poco más información de las poleas y de los pollos, y también me lo pasé genial.

    • Ainara el 20 noviembre, 2014 , a las 20:37
    • Responder

    A mí me parece que lo has contado todo lo que nos dijo Mari al detalle y que no te has dejado nada por poner de la visita a la granja de pollos.
    Me encantó la visita, porque aprendí mucho más sobre las poleas y sobre los polipastos, lo malo es que tuvimos que coger apuntes en vez de solo escuchar.
    Yo no me mojé mas que el abrigo porque no tenía paraguas y me puse solo el gorro del abrigo por lo que lo empapé de agua.

    • Carla el 23 noviembre, 2014 , a las 12:17
    • Responder

    A mí me encantó la excursión. Si no íbamos a alguna granja a verlos no me lo podía imaginar. Yo no me mojé nada porque llevaba paraguas. Yo creo que nos explicó todo muy bien. Como dices tú «molaba» pisar las cáscaras de arroz.

    Saludos,

    Carla

    • Marta el 28 noviembre, 2014 , a las 16:36
    • Responder

    Yo nunca había estado en esa granja pero la verdad es que me sorprendió mucho. A mí me encantó la visita a la granja. Y la verdad es que con lo que llovía acabamos calados. Yo no conocía tantas cosas sobre las poleas, pero la verdad es que son una muy buena ayuda.

    Un saludo, Marta

    • gonzalo el 28 noviembre, 2014 , a las 17:05
    • Responder

    Yo me lo pasé muy bien. Me mojé mucho pero al estar en la nave me entró mucho calor. Cuando volvimos yo vine en el grupo 2

    • Edurne el 28 noviembre, 2014 , a las 17:09
    • Responder

    Yo aprendí muchas cosas sobre las poleas, y recordé otras.Yo sí que me mojé mucho aunque llevaba paraguas. A mí lo que menos me gustó fue coger los apuntes. Me sorprendió mogollón que hubiese tantas poleas en la granja.

    Un saludo, Edurne

    • aintzane el 28 noviembre, 2014 , a las 17:14
    • Responder

    A mí también me pareció guay pisar el suelo. Me parece increíble que una máquina tan simple pueda levantar grandes pesos.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.