Historias de mi abuela

Hoy  lunes me he despertado y he estado pensando a ver de qué podría hacer un artículo. Lo primero que he hecho ha sido vestirme, desayunar, hacer mi cuarto y he pasado a casa de mi abuela.

Abuela contando historias

Abuela contando historias

He pensado que os voy a relatar alguna historia de las que me cuenta mi abuela Isabel. Ella acaba de venir de andar y casi sin dejarle descansar me ha contado tres historias graciosas de Lezaun, que espero que os gusten como me han gustado a mí.

Primera historia:

Los mozos de Lezaún no querían que ningún chico de otros pueblos fuese a su pueblo a buscar novia, y al que llegaba lo metían al pilón. Mi abuelo Tarsicio fue a Lezaun a buscar novia e intentaron meterlo al pilón pero tenía una cuadrilla de amigos muy buenos que lo protegieron y no lograron tirarlo.

Segunda historia:

Había una señora en Lezaún que le gustaba andar por las calles y cuando más nieve había mas andaba. Y siempre iba con alpargatas. Os podéis imaginar como llegaba de mojada  a casa. Tenía por costumbre al entrar en casa coger la tenaza y esparcir todo el fuego, su marido se enfadaba porque el fuego siempre se apagaba.  Un dia la vio que llegaba y dijo: “Ahora se va a enterar”.

Le puso las tenazas metidas en el fuego. Antes de llegar su mujer las sacó, ella como siempre cogió las tenazas para esparcir el fuego  y se quemó la mano. Empezó a gritar: ¡¡Ay, Ay!! y le dijo su marido: -“fastídiate, para que nunca más me quites el fuego».

Tercera historia:

Una familia de Lezaun tenía un cerdo que lo engordaba con las sobras de comida que les quedaba cada día. Ellos tenían la cocina al lado del corral y un día el cerdito salió del corral y con maña abrió la puerta de la cocina. Tiró el puchero lleno de comida y se lo comió todo. La mujer cuando llegó de hacer los recados, se encontró al cerdo tumbado en el suelo de la cocina, durmiendo, y el puchero vacío del todo. Era un cerdo muy listo que quería ser uno más de la familia. Desde aquél día se preocuparon de dejar la puerta bien cerrada.

Vuestros abuelos seguro que os cuentan pequeñas historias de su época, son graciosas, ¿verdad?

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Rubén el 1 junio, 2015 , a las 8:52
    • Responder

    A mí no me cuenta historias porque no se acuerda de las cosas.
    La historia es muy bonita.
    Espero que te lo hayas pasado muy bien.

    Un abrazo de Rubén

  1. A mí mi abuela Mari me cuenta muchas historias de su época. Me gustan mucho porque son muy divertidas aunque algunas son de pena. Hace mucho que no me cuenta una historia. A mí la historia qué más me gusta de las que has contado es la segunda. Me parece un poco malo el marido.

    Un saludo de Alba

    • Ainara el 1 junio, 2015 , a las 9:40
    • Responder

    Tienes muchas suerte de tener una abuela de Lezaún, porque si fuese de aquí más de una historia que te contara ya te la sabrías de memoria.
    A mí, mi abuela también me cuenta historias de Abárzuza, pero sobre todo de cosas que les han ocurrido a mis tíos y a mi padre.

    • Aintzane el 1 junio, 2015 , a las 15:23
    • Responder

    ¡Qué historias más graciosas! A mí la que más me gusta es la tercera. Menos mal que a tu abuelo Tarsicio le ayudaron sus amigos para que no lo tiraran al pilón, jeje.

    Saludos.

    • irati el 1 junio, 2015 , a las 16:00
    • Responder

    A mí la abuela también me las contó. La verdad es que sí son graciosas. A mí me encanta que nos cuente, me estaría con ella todo el día para que me cuente su vida.

    Un saludo, Irati

    • Edurne el 3 junio, 2015 , a las 19:24
    • Responder

    A mí me encanta que mi abuela y sobre todo mi abuelo me cuente historias y sobre todo de risas. Estas historias a mí me han parecido muy graciosas. Más vale que no pudieron tirar a tu abuelo a pilón porque si no…¡pobre! ¡Qué malos eran esos chicos de Lezaun!.

    Un saludo, Edurne.

  2. Tu abuela ¡qué historias más bonitas te ha contado!. A mí mi abuela (la madre de mi padre) me ha contado muchas historias y muy graciosas también.

    Un saludo de tu primo Ion.

    • Carla el 4 junio, 2015 , a las 21:58
    • Responder

    ¡Qué bonitas!. La que más me ha gustado ha sido la del cerdo, después la de la abuela de las alpargatas y después la de tu pobre abuelo. ¡Menos mal que tenía una cuadrilla fuerte que si no….!

    Saludos,

    Carla

    • daniel el 8 junio, 2015 , a las 19:58
    • Responder

    A mí mi abuela no me cuenta historias de su época y… ¡bonitas historias de tu abuela!

    Un saludo,
    Daniel

    • Marta el 11 junio, 2015 , a las 11:28
    • Responder

    Mi abuela sí que me suele contar historias que ocurrían antes y son tan divertidas y tan graciosas como las que te cuenta tu abuela Isabel. A mí la historia que más me ha gustado ha sido la segunda aunque la verdad es que el marido era un poco malo.

    Un saludo, Marta

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.