Un fin de semana extraordinario

P1210423

El cuy que me dio mi hermana

El día 6 de  junio después de levantarme hablé con mi hermana Jeni por whatsap; ella me dijo que iba a ir a la morea de Pamplona y que a la vuelta a Azagra (que es donde vive) iba a pasar por Abárzuza para hacernos una visita. Yo en ese momento aproveché a decirle que trajera el cuy  que le pedí para enseñar en el colegio. Jeni me dijo que a ver si quería ir a Azagra con ella y el domingo volvía en el bus con el cuy porque ella ya había salido de Azagra y no lo había cogido, yo acepté.

Después de comer, mi hermana todavía no había llegado así que aproveché e hice las tareas y también hice comentarios. A las 5:00 de la tarde llegó mi hermana, me recogió y nos fuimos. Yo fui sentada atrás con Edurne, (la hija de mi hermana), el viaje se me hizo muy corto ya que me lo estaba pasando genial jugando con Edurne.

Llegamos a  Azagra, ya eran la 6:00 aproximadamente, después de descargar todo lo que había que bajar fui con mi hermana y con Edurne a dar una vuelta, entramos en una tienda y yo me compré unas chancletas. Después nos fuimos a casa  para hacer la cena, me quedé viendo la tele pero como me aburría fui a la cocina para ayudar a Jeni. Primero pelamos patatas y las cortamos ya que íbamos a hacer patatas fritas, después yo le dije a Jeni que le iba a hacer mi «plato estrella» que es el siguiente: Filete (también vale la chuleta, pechuga…) con ajos fritos, limón y sal. Al final cenamos filetes con patatas fritas.

Más tarde yo me fui a la cama a ver la tele, vi una serie que se titula «La que se avecina», cuando se acabó, apagué la tele y… ¡a dormir!

Al día siguiente mi hermana me despertó porque íbamos a ir al huerto de Segundo (su novio). Su nombre es típico de Ecuador. Desayunamos y después cogimos rumbo al huerto. El camino se me hizo larguísimo y además hacia un calor horrible.

La barca de azagra

La barca de azagra

Una vez en el huerto vimos los animales, tiene 2 perros (no sé cómo se llaman, son nombres muy extraños), muchas gallinas, pollos y cuys o cobayas. Segundo me dijo que eligiera un cuy para llevar a mi casa y para enseñarlo en el colegio, yo elegí uno pequeñito blanco y marrón. A mí  me sorprendió un cuy que era de color blanco, tenía los ojos rojos y era enorme, parecía un perro salchicha.

Más tarde Jeni y yo nos fuimos a preparar la comida. A la 1:30 llegó Segundo con el cuy y me dijo:

-Lo siento Aintzane no podía coger al cuy que has elegido porque aún es una cría así que te he traído este.

Yo lo vi y me puse muy contenta porque era más «mono» que el que había elegido al principio. Le puse un poco de lechuga para que comiese y me fui a ver la tele. A las 5:00 mi hermana me llamó y me dijo que íbamos a ir a coger cerezas. Yo me preparé y bajamos para montarnos en el coche. Salimos del pueblo de Azagra y subimos por un camino que estaba a la izquierda (ese camino era para subir al monte donde están los cerezos y las viñas). El paisaje no era muy bonito, era todo tierra y parecía un desierto.

Llegamos donde estaban los cerezos. Había muchísimos y me sorprendió la cantidad de cerezas que había en una rama, esta fruta era más pequeña de lo normal ya que estaban todas las cerezas apelotonadas como racimos de uvas, y por esto las ramas pesaban mucho y se rompían. Cogimos muchas cerezas y cuando llenamos una bolsa entera nos fuimos. Por el camino Segundo me contó que con las uvas de esas viñas se hacía el vino «Rioja».

Llegamos a Azagra y Segundo nos llevó a «La barca de Azagra«. En ese lugar se hacen parrilladas y a lado está el río Ebro, también hay un bar, ahí tu puedes pagar 10 euros y te dan una caña de pescar en el río, hay truchas y el año pasado se encontró un siluro. Bebimos una coca cola (Jeni), un nestea (yo) y una cerveza (Segundo). Después de un rato fuimos a casa y yo hice las maletas, cogí al cuy y bajé a la parada del autobús. A las 7:00 vino el bus, me despedí y me fui.

El viaje se me hizo muy largo porque el autobús iba pasando por todos los pueblos. Al final llegamos a Estella donde me recibió Karina (mi hermana)

Aquí os dejo el bideo de el señor que pesco el siluro en la barca de Azagra.

2 comentarios

    • Rubén el 20 junio, 2015 , a las 16:24

    Me gustó mucho el cuy, era muy mono, pero seria guay ver aplastándole la nariz como se le saltan los ojos.
    Yo también vi «La que se avecina», pero me enteré de que se iba a acabar y me dio pena.
    Espero de que te lo hayas pasado muy bien.

    Un abrazo de Rubén

    • Daniel el 30 octubre, 2015 , a las 17:24

    Me encantan los cuys, son tan monos y pequeños.
    Un saludo
    Daniel

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.