Un día en el balneario de Cascante

El día 4 de octubre mi madre, Sonia, una amiga de mi madre y yo nos fuimos a pasar un día al centro termo lúdico de Cascante (Navarra)

El año pasado, en la fiesta de A.D.A.N.O (Asociación De Ayuda A Niños Oncológicos), me tocaron dos entradas para el centro termo lúdico  de Cascante. Caducaban el 11 de octubre y fuimos con el día, casi, casi justo.

Yo tenía muchas ganas de ir, porque nunca había estado en un centro termo lúdico. Yo me lo imaginaba con pasillo y en los cuales había chorros que te daban por todo el cuerpo.

Y…. ¡Por fin llegó el día! Me levanté muy ilusionada aunque un poco «zombie». Preparamos los bolsos con: el bañador, la toalla, ropa interior (para recambio), chancletas,etc… Me fijé en que el día estaba un poco nublado. Llegaron las 10:00 y fuimos a Estella a recoger a la amiga de mi madre.

Nosotras en la entrada

Nosotras en la entrada

Llegamos a las 12:00. Aparcamos en frente del centro termo lúdico. Entramos a la recepción y vi unos leones de piedra en la entrada. Preguntamos en recepción por cómo funcionaba lo de las duchas, los vestuarios,etc.. También preguntamos dónde podíamos comer. Nos recomendaron el restaurante que se llamaba «El Lechuguero». Compramos las entradas. Después fuimos a los vestuarios y nos pusimos las chanclas, el gorro, y el bañador. También cogimos la toalla.

Entramos en el recinto de las piscinas. Las piscinas eran cubiertas y había 2: una para nadar y otra con chorros. Fuimos directas a la de chorros. Cuando entré ¡noté que estaba el agua muy, muy caliente! Sonia y yo, fuimos lo primero de todo a unas bicicletas de hacer ejercicio que estaban en el agua. Había muchas cosas, como por ejemplo: camas con burbujas,  una zona en donde flotabas, unas escaleras para subir a otra piscina con chorros y muchas cosas más. Yo me lo pasé muy bien porque me gustaron mucho los chorros. Había bastante gente, pero aún y todo nos lo pasamos ¡Genial! Llegaron la 13:30 y salimos del agua. Cuando salimos nos metimos en una «ducha» con agua muy calentita, esa ducha estaba al salir de la piscina. Fuimos a los vestuarios y nos duchamos para quitarnos el cloro.

El centro etermo lúdico de Casante

El centro etermo lúdico de Casante

A continuación fuimos al coche a buscar el restaurante que nos habían recomendado. En el camino vi unos arcos super largos y… ¡Muy bonitos! ¡Por fin! encontramos el restaurante. Entramos y nos dieron la carta del día. Como no nos gustó el menú que había nos fuimos a buscar otro restaurante. Nos pasamos muuuuucho rato buscando algún sitio donde comer. Preguntamos en un bar si hacían bocatas y nos dijeron que…. no. Nos dijeron que podíamos comer en un bar que había a las afueras de Cascante. Encontramos el bar que se llamaba «El Caminito» Nos dieron la carta para ver la comida que había y… ¡Nos encantó! Nos dieron asiento y pedimos la comida. La comida estaba… ¡Para chuparse los dedos!

A las 15:00 acabamos de comer y nos fuimos, otra vez al centro termo lúdico, ya que la entrada era para todo el día. A esa hora no había nadie y estuvimos «solas» en el agua. La verdad es que teníamos la tripa un poco llena pero… teníamos muchas ganas de meternos. Esta vez fuimos a la zona donde flotaba. A continuación jugamos al juego, las cuatro. Consistía en ponernos en los chorros que había en medio y nos íbamos turnando. Cuando ya estábamos un poco cansadas de tanto correr en el agua nos fuimos a la piscina que estaba subiendo las escaleras.

yo con el olivo de 909 años

yo, con el olivo de 909 años

A las 18:00 nos salimos del agua y con mucha pena nos despedimos de las piscinas. Fuimos a los vestuarios y a continuación nos compramos unas chucherías para merendar. Fuimos al coche y nos despedimos de Cascante. Cuando salimos nos fijamos en un olivo que tenía ¡909 años! Este olivo, fue donado por Raquel Jiménez Bobadilla y Florencio Jimenez Fuentes, el 3-11-2012.

A las 20:00 llegamos a Abárzuza y como no teníamos hambre y teníamos mucho sueño…. nos fuimos a la cama.

¡Ese día me lo pasé fenomenal!

¿Habéis estad alguna vez en un centro termo lúdico? ¿En donde estaba ese centro termo lúdico? ¿Os gustó la experiencia? ¿Habéis estado alguna vez en Cascante?

 

 

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • gonzalo el 19 octubre, 2015 , a las 19:08
    • Responder

    ¡Qué chulo está el balneario! Cuando mi madre me lleve a un sitio así, os lo contaré, ya que parece muy divertido e interesante.

    • Mari Carmen el 20 octubre, 2015 , a las 12:01
    • Responder

    Ya veo que tuviste un día muy «remojado» y que lo pasaste de maravilla. Seguramente que te acordarías de las termas romanas y de las termas de Callalli en el Valle del Colca. ¡Qué casualidad, tu día termo-lúdico me ha recordado alguno de los proyectos que hemos realizado en clase y con los que hemos disfrutado un montón!. Un abrazo.

    • Carla el 25 octubre, 2015 , a las 16:59
    • Responder

    Yo no he estado nunca en el centro termo lúdico de Cascante, pero he estado en un Spa.
    Me encantó el Spa, tenía chorros y muchas cosas de las que me gustan a mí.
    No he estado nunca en Cascante pero me gustaría ir alguna vez.
    Ya veo que te lo pasaste genial y que te encantó el spa.

    Besos,

    Carla

    • Rubén el 30 octubre, 2015 , a las 16:52
    • Responder

    Yo desgraciadamente no he estado, pero me encantaría ir.Tampoco he estado en Cascante , aunque creo que no estaría mal ir.
    Tampoco he visto un olivo de 909 años, pero vivo en Iranzu, donde hay un árbol que dicen que tiene alrededor de 200 años.

    Espero de que te lo hayas pasado bien.

    Un abrazo Rubén

    • Ion el 2 noviembre, 2015 , a las 12:39
    • Responder

    Nunca he estado en un centro termo-lúdico pero me encantaría ir alguna vez. Tu experiencia me ha encantado.
    Yo nunca he estado en Cascante pero mis tíos sí.
    Un saludo
    Ion.

    • asier el 28 noviembre, 2015 , a las 21:24
    • Responder

    Yo solo e ido a un balneario de la naturaleza. Había un río y se estaba muy agustito. Lo mejor es que el río estaba lleno de peces que no tenían miedo. Me gusto ver una ranita que estaba posada en una piedra. Al acercarme desapareció de un salo y me quede boqui abierto. Ese día me lo pase genial.

    Un saludo Asier

    • daniel el 30 noviembre, 2015 , a las 21:38
    • Responder

    Creo que no he estado nunca en un centro termo lúdico, No lo sé. ¡Qué bien te lo pasaste ese día!

    Un saludo
    Daniel

    • unai el 9 diciembre, 2015 , a las 10:23
    • Responder

    Yo tampoco he ido a ningún balneario pero si voy seguro que me encantará porque estoy leyendo un libro que trata sobre un balneario y es muy divertido y emocionante. Se llama las escalofriantes aventuras de Bat Pat

    Un saludo
    Unai

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.