Felicidades Elisabeth y Gorka

El sábado pasado, 28 de Mayo se casaron mi prima Elisabeth y Gorka. Era la segunda boda a la que iba. La primera fue en Burgos, unos primos por parte de la familia de mi madre.

El viernes por la noche nos invitó Elisabeth a una fiesta sorpresa que le hicieron en su casa. Ella nos dijo que fuésemos sobre las 20:30. Habían preparado una fiesta de sevillanas, con farolillos y luces por el jardín.

Fue una pena que empezase a llover porque los farolillos se empezaron a romper con el agua, y los invitados tuvimos que irnos todos a la bajera. Al final tiraron muchos cohetes y a eso de la una de la madrugada nos fuimos a casa.

Al día siguiente  madrugamos un poco porque teníamos que dejar todo recogido y también queríamos llegar puntuales a la iglesia. Vino nuestro amigo y peluquero Raúl, a peinarnos. Nos puso a todos guapísimos, en especial a mi madre, que le hizo un peinado muy bonito y la maquilló muy bien.

Llegamos a la iglesia del Monasterio de Iranzu unos minutos antes que la novia. ¡Qué nervios!

Para comenzar, Miguel nos dijo unas palabras muy bonitas, bueno, se las dijo a los novios y éstos se emocionaron un poco, mis padres también. La gente le dio la enhorabuena por lo bien que lo había hecho y algún invitado, pensando que había sido yo, me la daba a mí.

La misa se me hizo rara porque no dijeron el típico «puedes besar a la novia» ni el «yo os declaro marido y mujer»

Para ir al restaurante cogimos un autobús en el Bar Legarcia, y al llegar al Restaurante Larrión, nos dieron un cóctel de bienvenida con un montón de cosas para comer y beber.

En la comida nos pusieron en la mesa de los primos, yo estuve con Miguel, mi hermano y mi prima Irati. La comida fue muy sabrosa.

Cuando empezó el baile, salimos a la terraza y como mi abuela Isabel se retiró pronto, Miguel y yo nos fuimos a Abárzuza con ella en taxi.

Pasamos un buen día, con todos los primos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.