VISITA A ESTELLA-LIZARRA: BIBLIOTECA Y CASCO HISTÓRICO

El pasado lunes 19 de diciembre, los alumnos y alumnas de pixela, quisieron trasladar el aula a la ciudad de Estella-Lizarra. Para ello, se dieron cita a las nueve menos diez en la parada del Tierra Estella Bus con Maider, su tutora, y Maite, su profesora de Inglés.

De esta manera, pagaron su billete y bajaron disfrutando del precioso paisaje que ofrecía el día. Y es que no era para menos, ya que cayó la mayor helada de este otoño, que dejó los campos escarchados. En el autobús se oyó hablar de nieve, pero qué va, aquello era puro hielo!

Al bajar del autobús en la parada de la estación, hicieron un resumen del plan. Este  consistía en primer lugar en visitar el casco histórico de Estella, tomando conciencia de la mezcla de culturas producto de las siempre constantes migraciones que ha desarrollado la humanidad.

 

En segundo lugar, el plan era visitar la Biblioteca y sacarse el carné quienes no lo tuvieran de antemano. Se dirigieron  hacia el barrio de San Pedro, del que ya divisaban su característica torre. Sin embargo, al cruzar la pasarela y dado el frío helador que hacía, decidieron cambiar el orden de los acontecimientos que les esperaban esa mañana y se dirigieron en primer lugar a la Biblioteca.

Les atendió una Bibliotecaria muy atenta que se ofreció amablemente a explicar la manera en la que están ordenados los libros. Gracias a ella pudieron saber que la novela histórica, romántica, policíaca y fantástica está ordenada en función del apellido del autor o autora en la planta baja. También descubrieron que en la primera planta es donde se puede acceder a libros de filosofía, ciencias, matemáticas…es ahí a donde la gente se dirige a estudiar, por lo que el más absoluto de los silencios es de gran importancia en la biblioteca.

A continuación, subieron a la tercera planta, donde están almacenados los libros relativos a la literatura infantil. Hubo quien enseguida decidió qué libros llevarse a casa, pero hubo quien anduvo más indeciso entre tanta opción.

Para terminar la visita a la Biblioteca, tuvieron acceso a un libro muy antiguo que sin embargo está muy bien conservado. Se trataba de un tratado religioso que tenía 400 años de antigüedad. Las tapas eran de piel de oveja, y cada página tenía dos renglones. Este tipo de libros eran de calidad suprema, no como los de ahora, que enseguida se estropean.

Eran las once de la mañana, y tras tomar el almuerzo en una plazoleta al lado del río, cruzaron el puente de la cárcel y se dirigieron en línea recta a lo que se cree que fue la antigua sinagoga. Hoy en día es una pequeña iglesia que no se abre al culto, llamada Santa María Jus del Castillo.

Pasearon cerca de la gruesa muralla de lo que se cree que fue la antigua judería, y su entrada. Estos elementos se descubrieron tras una excavación arqueológica llevada a cabo hace varios años, quedando a la vista para el deleite de los visitantes. 

A continuación recularon sobre sus pasos volviendo a la calle la Rúa, y siguiendo las flechas del Camino de Santiago enseguida llegaron a la oficina de turismo, donde obtuvieron gran cantidad de información acerca de las diferentes culturas que convivieron en la ciudad en la Edad Media. Tomaron buena cuenta de toda ella, y en breve nos la harán saber, de manera que estad atentos porque nos esperan muchas sorpresas.

En fin, que pasó la mañana volando, y a todo correr llegaron a la calle de la Inmaculada a coger el autobús de vuelta, pensando que no hubiera sido mala idea haber traído bocadillos y haber alargado la experiencia hasta la tarde.

Claro que siempre queda la posibilidad de volver más adelante, y ver la maqueta del castillo de Zalatambor que se guarda en Jus del Castillo, el claustro románico de la iglesia de San Pedro cuya mitad desapareció cuando dicho castillo fue derruido en la conquista de Navarra…y tantas y tantas otras cosas interesantes que esconde la cercana ciudad, cabeza de merindad.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.