EL DIBUJO

 

Hace dos meses, mientras mi madre, mi hermana y yo estábamos en la ludoteca de Abárzuza, mi padre se quedó en casa dibujando a mi hermana en un papel enorme. Cuando vinimos de la ludoteca, encontré un dibujo tremendo y me dio envidia.

Tanta envidia me dio, que le dije que me hiciera un dibujo como el de mi hermana y me dijo que lo haría otro día porque le había costado mucho y yo le entendí.

Todos/as nos fuimos a acostarnos y al día siguiente, mi hermana metió el dibujo en la mochila, lo llevó a la escuela y cuando llegamos les enseñé a mis compañeros/as. Se sorprendieron y lo mismo con la clase de mi hermana. Me encantó la reacción de mis compañeros/as.

 

¿Te gustaría hacer un dibujo como el de mi padre?¿Te gustaría que te dibujen como a mi hermana?

 

 

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.