Un sábado ideal

Un sábado de noviembre, fuimos a Pamplona a por las cosas de mi cumle, mi madre, mi padre, mi hermano y yo. Fuimos a un chino enorme donde había un montón de cosas. Después volvimos a Abárzuza a comer. Al terminar de comer, fuimos a jugar. Miré por la ventana y estaba venga a llover y no iba a salir a la calle lloviendo, así que llamé a mis amigas a ver si querían venir a mi casa a jugar y dijeron que sí. Vinieron y fuimos al piso de arriba que había muchos juguetes para que jugar los amigos de mi hermano y mis amigas.

Estuvimos jugando e hicimos con marionetas el teatro de Caperucita Roja. Luego, encontramos cuatro gafas sin cristales y con una nariz grande, una para cada amiga. Paró de llover y fuimos a los jubilados a jugar. Hicimos un club de gafotas y estuvimos riéndonos muchísimo y nos lo pasamos genial.

Más tarde, fuimos de nuevo a mi casa a hacer pizza. La hicimos, la metimos al horno y después ¡a comer! Estaba deliciosa, no sobró ningún trocito porque estaba para chuparse los diez dedos de las manos.

A continuación fuimos al salón a ver la tele y estaba Tadeo Jones,  era muy divertida. Pero una amiga mia tenia miedo porque estábamos a oscuras. Élla y yo fuimos a mi cuarto a pintar y cuando en la película estaba en anuncios venían a mi cuarto a ver qué hacíamos y al final la película no la quisieron terminar de ver. Hicimos en mi cuarto una biblioteca y ¡todos a leer! y así estuvimos hasta que se fueron a sus casas.

 

¿Alguna vez habéis ido con vuestros amigos/as a vuestra casa? ¿Os gusta ir con vuestros/as amigas/os a cenar?¿Conocéis la película Tadeo Jones?

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.