Reflexión

Con cariño para el profesorado  y familias del  CPEIP de Abárzuza

 

EDUCAR

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca,
hay que medir, pensar, equilibrar,
y poner todo en marcha.

¿Será nuestro barco?

 

Pero para eso
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata, un poco de poeta,
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

 

Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja,
que esa barca, ese niño
irá muy lejos por el agua.

 

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

 

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestro propio barco,
en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

Gabriel Celaya

3 comentarios

    • Gloria el 22 de junio de 2012 , a las 12:02 pm
    • Responder

    Conmovedor!. Estar bien seguros de que reunís todos los requisitos. Como para poner el motor, incluso como para encenderlo. Y no solo de 1 barca sino de 31. Enhorabuena por ser como sois! Disfrutad del verano, que os lo habéis merecido.

    • ana Urtasun el 24 de junio de 2012 , a las 9:39 am
    • Responder

    Viento en popa y a toda vela,
    no corta el mar,
    sino vuela un velero bergantin.
    Escuela Publica que llaman,
    por su implicación y entrega
    en todo mar conocido,
    de uno a otro confín.

    Que es nuestro barco, nuestro tesoro,
    que es la educación la libertad,
    mi ley, los sueños y el viento,
    mi destino, la vida

      • GLORIA el 25 de junio de 2012 , a las 8:52 am
      • Responder

      Eres un auténtico diamante en bruto, del que poquito a poco y en pequeñas dosis, vamos disfrutando de forma inagotable.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.