Excursión a Senda Viva

P1130514El sábado un autobús partió temprano desde Abárzuza hacia Senda Viva. El trayecto hasta la ermita de la Virgen del Yugo en Arguedas se nos hizo breve. En la explanada de la ermita dimos cuenta de un buen almuerzo para abordar llenos de fuerza el día en el parque. Desde el mirador de la Virgen del Yugo se contemplaba una panorámica impresionante de las Bardenas Reales, anticipo de las vistas que tendríamos desde Senda Viva. Los niños/as tuvieron un parque de columpios gigante para su disfrute ¡en exclusividad!

Al llegar a Senda Viva nos fuimos desperdigando en pequeños grupos siguiendo, casi siempre,  los gustos e intereses de los chavales/as. Es un parque inmenso. Los/las mayores exploraron de forma autónoma y nos los/as encontramos viendo los loros y otras aves exóticas, en los espejos de la risa, en el río “buscando pepitas de oro”, dirigiéndose a la tirolina… Más tarde, muchos/as nos reunimos en el anfiteatro para ver la demostración de aves rapaces. Al finalizar, subimos a la zona de “La granja” donde comimos.

P1130541En la sobremesa, más de un chaval disfrutó con las sillas voladoras y algunos padres y madres se desmelenaron en los bólidos de “Fórmula viva”… El cielo empezó a cubrirse bastante rápidamente y el viento soplaba fresco. Estábamos decididos a disfrutar de la tarde así que nos dirigimos a diferentes puntos del parque. Un buen grupo se encaminó  a la carpa del circo de “La feria”, otros/as hacia las tirolinas, algunos/as nos adentrándonos en “El bosque” desde donde se tiene una vista preciosa y se puede disfrutar con la caída libre, los toboganes gigantes, etc.  Desde la pasarela vimos a osos y lobos que nos miraban tristes desde su encierro. Alguna gota comenzó a descolgarse del cielo. Pronto, la lluvia pasó de ser una amenaza a ser un aguacero torrencial. Viento, lluvia, viento lluvia…y truenos.  Si no hubiese sido por el viento bardenero, los bañadores que llevaban  los niños/as para disfrutar en el laberinto acuático era lo más apropiado para el momento. Una cortina de lluvia impedía salir de los refugios provisionales que todos/as buscamos. Afortunadamente la carpa del circo fue un cobijo excelente para muchos/as que habían ido a disfrutar del espectáculo. El parque fue poco a poco vaciándose. Cuando todos/as llegamos al autobús, pusimos rumbo a casa. ¡No podíamos creer lo certeras que habían sido las previsiones meteorológicas! Nos lo pasamos bien mientras duró… La excursión del 2014 a Senda Viva pasará a los anales de la historia de nuestra escuela. (Imágenes en la Galería de fotos)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.