Último día en el valle de Ollo

P1130950Hoy al despertarnos tocaba hacer las mochilas y recoger los sacos (“¿De quién este calcetín?”, “¿Dónde está la funda de mi saco?”, “No encuentro mis zapatillas”…) ¡Cosas que pasan en los campamentos! Bueno, con todo ya preparado, a desayunar el pan que hicimos ayer. Es increíble como con dos panes hemos comido tantas rebanadas. Tostado estaba riquísimo. Me han dicho que las profesoras se ha puesto las botas…

Nos tocaba huerta, pero como la tierra estaba muy mojada para trabajar directamente, hemos hecho trabajo de invernadero trasplantando plantitas de tomate a pequeños tiestos. La tierra estaba fresca, suelta, suave y se deslizaba entre los dedos. Luego las hemos regado pero con un sistema de inundación muy curioso, llenando con agua una “piscina” donde estaban los tiestos para que fueran tomando despacio agua por las raíces. Al terminar hemos visitado la huerta que también está adaptada para que los niños/as que vengan con silla de ruedas puedan trabajar con comodidad. Unas lombrices gordotas eran las dueñas del lugar y entraban y salían de la tierra a sus anchas.

P1130988Una vuelta por las cuadras para visitar a las ovejas y los pavos y ya era la hora de limpiarse las manos para ir a comer. Hoy hemos comido lechuga de la huerta de Ollo que estaba sabrosa de verdad.

El autobús ha venido muy puntual y sólo hemos tenido tiempo para lavarnos la cara, despedirnos de los monitores/as, decir adiós a los niños/as de Mendillorri y cargar todas las maletas y mochilas.

Han sido unos días intensos y llenos de emociones. Nos ha encantado conocer y hacernos amigos/as de las niñas de la escuela de Lezaun: Maia, Iharte, Naua, Urkiola, Iradi y Maialen. ¡Ojalá podamos compartir más experiencias como éstas!

Y con esto y un bizcocho…     (Imágenes del día en la Galería de fotos)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.