Visitamos el nevero de Larregoiko

_mg_1402El miércoles hicimos una excursión a Urbasa para conocer de cerca el nevero de Larregoiko. Aunque el tiempo no animaba a salir de la escuela, una caravana de coches se dirigió rumbo a la Sierra,dispuestos/as a hacer frente a una mañana invernal. Nos acompañaron muchos padres y madres.

El paisaje del Parque natural de Urbasa-Andia es siempre impresionante pero más aún si cabe con lluvia y niebla. Al acercarnos al nevero quedamos sorprendidos por su aspecto y profundidad. Una niña, al ver las paredes de roca tan verticales, comentó que parecía casi un nevero artificial. Un haya enorme sumerge sus raíces en el fondo del nevero. ¿De cuántas noches oscuras con trajín de cestas cargadas de nieve helada no habrá sido testigo? Unas escaleras de madera nos permitieron bajar a todos/as hasta abajo. ¡Incluso los/as más txikis lo hicieron! El fondo cubierto de hojarasca no ocultaba la inclinación natural que, en su momento sería de gran ayuda para el desagüe. Una oq_mg_1418uedad en el bosque siempre es buen sitio para encontrar tesoros y los niños/as ayer también lo hicieron: un fósil de una concha, un nido y un ratón de campo que huyó despavorido entre las rocas.
Imaginamos cómo trabajarían en el nevero: preparando el enramado que cubría el fondo y garantizaba que la nieve no se derritiese, haciendo rodar grandes bolas de nieve desde los alrededores, aplastando la nieve con pisones, alternando capas de hojas de haya y nieve, cortándola después en grandes trozos, cargándola al hombro en cestas hasta la superficie, recorriendo con los machos muchos kilómetros de noche para venderla…

Los chavales/as de 4º, 5º y 6º tenían que grabar en el nevero algunas escenas para su corto. En euskara han hecho un guion relacionado con los neveros y ayer era el último día de rodaje. Dejamos a los actores y actrices en pleno trabajo y el resto nos dirigimos al alto de Larregoiko (1013m.). La panorámica del valle de la Amescoa Baja se sustituyó ayer por otra fantástica de nubes. ¡Estábamos entre nubes!

_mg_1425Como hacía demasiado frío, aceptamos encantados la invitación de una amatxo, Ana, que es de San Martin de Amescoa, para almorzar en la sociedad del pueblo. Fue una buena idea. Allí comimos nuestros bocatas y tomamos un café. ¿Quién podía imaginar que íbamos a estar calentándonos junto al fuego en junio? No cabe duda de que “vivimos” un poco más el frío de los neveros…

¡Muchas gracias a todos/as los que nos acompañasteis con los coches! Mila esker guztioi!       (Imágenes en la Galería)

1 comentario

    • IRANZU el 9 de junio de 2014 , a las 22:15 pm
    • Responder

    Gracias también a Iñaki por haberlos acompañando y explicarles todo lo que querían saber.
    ¡Qué cosas tan interesantes os enseñan, suertudos!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.