Campamento en Astiz

Los niños/asP1210843 de Infantil, 1º y 2º de EP de Abárzuza y Lezaún han estado estos dos días de campamento en el refugio de Astiz. Nos ha gustado mucho reencontrarnos con  Maialen, Iradi, Ihart, Maia, Maddi y Duna.

Han sido dos días muy intensos, en los que hemos vivido muchas experiencias muy interesantes y divertidas. El primer día comenzamos conociendo un poco el pueblo y descubriendo tesoros escondidos: tocamos  el cuerno, vimos murciélagos de verdad, jugamos a adivinar escuchando el sonido de los cencerros, nos pusieron las escamas mágicas del dragón (“herensugea”) para ahuyentar los malos sueños, encontramos la piedra de los deseos, etc. Como hacía muy buen tiempo, aprovechamos para jugar en los columpios y en el frontón que están al lado de la casa.

Por la tarde fuimos a las cuevas de Mendukilo. En el camino encontramos flores, árboles y muchos animales. En un descanso, Eider tocó el cuerno y todos/as cantamos un bertso a Basajaun… ¡Basajaun nos contestó con un irrintzi y, además, apareció en el monte!  ¡Aunque le vimos de lejos, fue impresionante!

P1210882Y ya las cuevas nos dejaron sin respiración. Son enormes y en una de las cavidades, en “Laminosin” (lago de las lamias), más de uno vio las huellas con forma de pie de pato de las lamias y todos pudimos ver el dragón de piedra que descansa en “Herensugearen gotorlekua” (morada del dragón).

Después de volver  al pueblo tuvimos tiempo de jugar más y como oscurece muy tarde, también lo hicimos incluso después de cenar. Pero nos esperaba la “discoteca”, así que nos pusimos los pijamas y ¡a bailar! Como imaginaréis, no nos costó nada dormir.

Hoy por la mañana, el día estaba más gris y tristón. Hemos hecho un taller para confeccionar un recuerdo de P1210958Astitz: atrapasueños y vaca-portalápices. Avanzada la mañana, cuando ya hacía menos frío, nos hemos dirigido al monte para ayudar a reconstruir las casas de los galtzagorriak (pequeños seres que habitan en el bosque). El lugar era misterioso y parecía encantado, más aún entre la niebla.

Cuando hemos terminado de comer, los galtzagorriak nos han dado una buena sorpresa porque nos han dejado un regalo de agradecimiento en las ventanas del comedor.

Han sido tantas las aventuras que parece que hubiéramos estado una semana… Los monitores, Patxi y Eider, han sido majísimos con nosotros/as. ¡Qué os vamos a decir de la comida! Estaba para repetir… ¡y lo hemos hecho!…  Muchas gracias a todos/as las personas que nos habéis acogido tan bien en el refugio de Astiz!

Para los niños/as ha sido un campamento muy enriquecedor: ha permitido reforzar la relación de amistad entre los niños/as de dos escuelas, les ha aportado la vivencia del euskara a lo largo de todo el día, la mitología vasca ha tenido una presencia muy importante en el programa de este año (coincidiendo y ahondando lo que han trabajado con la profesora de euskara en este último proyecto «Adentrándonos en el Colca») y como siempre, ha supuesto un pasito más en el terreno de la autonomía, organización y responsabilidad.

(Imágenes uno y dos)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.