Homenaje y despedida a Inma y Mª Carmen

P1210628Ayer fue un día muy intenso y lleno de emociones. Organizada por padres y madres de la escuela –muchos de ellos también exalumnos/as–  vivimos una jornada en la que se homenajeó a dos profesoras de la escuela que este año se jubilan.  Mª Carmen ha desarrollado casi toda su vida laboral en la escuela de Abárzuza, 37 años, e Inma son ya 17 los que forma parte de esta comunidad escolar.

La mañana comenzó con una gran sorpresa: “Mª Carmen e Inma” (dos madres disfrazadas) llegaron a la escuela en “su coche”, ese con el que las vieron llegar día a día tantos años. Después de éste y otros guiños de humor, las sorprendidas Mª Carmen e Inma, atravesaron un arco de honor hecho por profesoras, P1210727madres y alumnos/as, para acercarse a la escuela a donde  entraron con la enorme llave verde, símbolo de la escuela nueva que se demanda.

Una vez en el balcón, una exalumna les leyó un texto agradeciendo el trabajo realizado a lo largo de este tiempo y recibieron el cálido aplauso de todas las personas congregadas: padres-madres y alumnos/as de la actual escuela, exalumnos/as, profesores/as que han pasado por la escuela, gente del pueblo, etc.

De nuevo en la plaza, Ekiotz Prieto les bailó un aurresku acompañado al acordeón por Toño Domblás. Dos alumnos/as les hicieron entrega de sendos álbumes de fotos, que recogen imágenes relacionadas con la escuela y su trabajo en la misma. Otros alumnos/as les ofrecieron un ramo de flores y finalmente, recibieron un cuadro que enmarcaba una hermosa poesía escrita para ellas, concreción del cariño de todo el pueblo.

P1210820Un exalumno, Roberto,  les dedicó dos preciosas canciones acompañadas al piano y alumnas de la escuela les bailaron una danza. La charanga Anberria dio paso a un tiempo de charla, reencuentros, aperitivo, etc. tras el que nos hicimos una foto colectiva de recuerdo y pasamos al frontón donde tuvo lugar la comida.

Para concluir la tarde, y tras las canciones y charlas de sobremesa, los alumnos/as de la escuela les cantaron dos canciones y la directora de la escuela y su marido, Peter,  recibieron  un regalo “para comenzar la jubilación relajándose y disfrutando”, que acogieron con mucha alegría.

Fue un día que pasará al recuerdo y la historia de las emociones de todos los que ayer estuvimos en Abárzuza. Una sentida fiesta resultado del trabajo y complicidad de mucha gente. La expresión del reconocimiento y agradecimiento de un pueblo a dos grandes trabajadoras de la escuela pública, dos grandes maestras de una escuela rural.  (Imágenes)

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.