Eskolako txikiak kontzertu batera joan ziren / Los txikis de la escuela van a un concierto

cccJoan den astezkenean, eskolako txikiak Barañaingo Auditodiumera joan ziren kontzertu bat entzutera. Eguraldi txarrari aurpegia irrifartsua jarriz, eguna zonaldeko landa eskoletako beste haurrekin batera pasa zuten.

Kontzertuak “Paisai bildumazalea” izena zuen. Mailu baten golpe erritmikotik hasi eta haizearen zurrumurruan buka, inguratzen gaituen orok gure eguneroko banda sonoroa sortzen du. Eguneroko “soinu paisaiak” dira. Pertsonai xelebre batek, paisai bildumazaleak, soinu horiek harrapatu eta sei musikariek sonoritate horietan oinarritutako obrak jo zituzten (Debussy, Ravel, Bartok, Schönberg, Stravinski…).

aaaDantzak, malabareak, itzal txinatarrek, abestiek eta sorpresa askok espektakulu eder hori osatu zuten. Haur batzuk gelaren tamainak edo hainbeste haur batera ikusteak pixka bat harrituta utzi zituen.

Auditoriumetik atera ondoren, Iruñeako autobus geltokira zaharrera joan ziren, euriak eta hotzak baztertu baitzituzten prestatutako beste planak. Bertan bazkaldu zuten eta lagunekin jolastu ziren.

Nekatuta eta autobuseko berotasun goxoan, batek baino gehiago lo kuluxka ederra bota zuen… (Eguneko irudi gehiago hemen).

El pasado miércoles, los niños/as de Infantil y 1º fueron al Auditorio de Barañain a un concierto junto con compañeros/as de otras escuelas rurales de la zona. No tuvieron mucha suerte con el tiempo pero, ¡al mal bbbtiempo, buena cara!

El concierto se titulaba “El coleccionistas de paisajes”. Desde el sonido del tráfico hasta el golpeteo rítimico de la lluvia, todo lo que nos rodea crea un fondo «musical» que nos acompaña a lo largo del día. Son nuestros “paisajes sonoros” cotidianos. Un personaje curioso y divertido, el coleccionista de paisajes, atrapó estas sonoridades, mientras seis músicos interpretaban obras inspiradas en estos sonidos (Debussy, Ravel, Bartok, Schönberg, Stravinski…). Danzas, malabares, sombras chinas, canciones y muchas otras sorpresas completaron este magnífico espectáculo. Algunos niños/as quedaron tan impresionados por el concierto como por el tamaño del auditorio y al ver a tantos niños/as juntos…

Después de salir del Auditorium, fueron a la antigua estación de autobuses de Pamplona ya que el mal tiempo impidió realizar los planes previstos. Allí comieron y jugaron con sus amigos/as.

Cansados/as, con el calorcito del autobús, más de un txiki hizo una buena siesta. (Más imágenes del día)

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.