«

»

Dic 17 2016

Charla sobre los campos de refugiados griegos

Hemos empezado a trabajar en nuevo proyecto sobre migraciones. Desde hace varias semanas, cada grupo está centrándose y trabajando en él de diferente manera.  Tuvo su punto de partida en la visita al aeropuerto y las aves que hemos visto pasar volando o cazaban los cazadores del pueblo estos días de otoño. Los más txikis de la escuela han mostrado interés por las máquinas que vuelan y mucho más (desde los aviones han llegado hasta los pájaros, pero también a animales mitológicos–pegasos–  y seres que vuelan – superhéroes y superheroínas–). Los “medianos/as” están centrados en aviones y otros medios de transporte y quieren investigar las aves y otros animales que emigran. Los chicos/as mayores, los viajes en avión les han conducido a “otros viajes que no son turismo”, a los desplazamientos de los refugiados, las migraciones ahora y en la historia, en nuestro pueblo y en otros lugares, etc.

Hoy ha estado con nosotros/as,  Ana, una profesora que dio clases de Religión en la escuela durante varios años hasta hace dos cursos. Mantenemos muy buena relación con ella y sabíamos que este verano había estado en Grecia trabajando en un campamento de refugiados/as. Le pedimos que vinieran a hablarnos de su experiencia y hoy ha compartido con los niños/as de 3º a 6º sus vivencias.

En su exposición nos ha hablado de las razones de las migraciones, de cuál es el periplo que se ven obligadas a realizar las personas que huyen desde sus países hasta llegar Europa, de cómo es la vida de los refugiados/as en los campos, nos ha presentado a personas concretas (su vida previa en Siria, Irak o Afganistán, sus  sentimientos en este momento, sus esperanzas, etc.), cuál es el trabajo que realizan los voluntarios/as y las ONGs, cuál es la respuesta que están dando los países europeos a esta realidad, qué podemos hacer desde aquí, etc.

Ha querido hacer una charla en la que, a pesar de la dureza de la realidad que se vive en el campo de refugiados de Katsikas,  se destacara todo lo positivo que ha encontrado  allí: muchas personas valientes, solidarias y admirables, la magnífica convivencia entre personas de diferentes credos religiosos, la humanidad que compartimos hombres, mujeres y niños/as de todo el mundo… Por eso quizás, ha querido que concluyéramos cantando una canción que decía:

“Saber que se puede, querer que se pueda,
quitarse los miedos, sacarlos afuera.
Pintarse la cara color esperanza,
tentar al futuro con el corazón.”

Eskerrik asko, Ana, por aportarnos tanto.

(Para ver más imágenes clicar aquí)

1 comentario

  1. luis

    Estas son las cosas que hacen que la escuelita de Abarzuza sea algo especial que todos compartimos , gracias por educar a nuestros hijos con experiencias reales,un abrazo a tod@s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>