Visita a la escuela del Martinet

El sábado 21 de octubre dos profesoras (Edurne, a pesar de que estaba apuntada, no pudo unirse al grupo ya que estaba enferma) y dos madres de la escuela fuimos a conocer la escuela del Martinet, situada en Ripollet (Barcelona). El viaje estaba organizado por las familias de la escuela de Arbizu y acudimos profesores/as y padres/madres de diferentes escuelas de Navarra e incluso alguna de Guipuzcoa.

Es una escuela pública que ha apostado por un modelo alternativo de educación y su trayectoria ha obtenido un gran reconocimiento, convirtiéndose en un centro de referencia.  Su filosofía se basa en promover un tipo de aprendizaje no directivista, con el niño/a en el centro del proceso. No imponen actividades, sino que dan herramientas para que cada alumno/a desarrolle sus intereses e inquietudes.  Otro de los ejes de esta escuela es la implicación de las familias y gente del barrio en el que se ubica -participan en muchas actividades del centro-.

En la actualidad, la escuela cuenta con alrededor de 500 alumnos/as, distribuidos en tres comunidades en las que se mezclan los niños/as de diferentes edades: de 3 a 5 años (Pequeños), de 6 a 8 (Medianos) y de 9 a 11 (Mayores). Abierta ahora hace 14 años, sus primeros/as estudiantes han pasado ya a Secundaria.

A lo largo de la visita, nos acompañaron divididos en grupos, profesoras de la escuela que nos explicaron su forma de trabajo y respondieron a todas nuestras dudas. No es sencillo describir la vivencia que tuvimos ya que, “la escuela”, tan diferente al concepto habitual, nos impresionó profundamente : los espacios, los ambientes, los muebles, los materiales… Una “piel” muy especial cubre toda la escuela y habla a quien la visita de las mil y una formas en los que los niños/as exploran, descubren, comunican, se relacionan, crean… Una escuela donde la belleza lo inunda todo.

Pero la impresión no es sólo estética. Es sobre todo, una impresión en profundidad, porque toda la escuela es la expresión de una propuesta de aprendizaje radicalmente diferente.

Zaila da El Martinet eskolara egindako bisitan ikusitakoa hitzetan esaten, eskola horretan sartzean ezin baita bakarrik begiratu. Ukitu, dastatu, usaindu, sentitu, emozionatu, imaginatu, irudikatu,  bizi egiten delako.

Proiektu horren atzean dauden amets ausartak eta lan itzela txoko guztietan topatzen dira. Ez zegoen haurrik, ezta guraso edo irakasle talde osorik ere. Hala ere euren presentziak dena hartzen du, modu delikatuan baina batera, indartsu eta poteretsuan ere. Presentzia individual eta kolektiboa harnasten da El Martineten. Egunero gertatzen diren bizipenez eskola osoa mintzo da objetu, hitz eta irudi bidez. Espazioak harremantzeko, ikertzeko, bakardadean egoteko, konpartitzeko. Espazio eder, atsegin, landuak, esploratzeko era ezberdinak probokatu eta hamaika hizkuntzari bidea ematen dietenak. Material aberatsa, ongi aukeratua, anitza, zaindua…

Bisita bitartean, pentsamenduak eta bihotzak etengabe salto egiten dute El Martinetetik ohiko eskoletara. Eta ilusio, itxaropen, zalantza, kezka eta galderek inundatzen gaituzte.  (Kalen eta Larraitz)

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.