Visita al Museo de la trufa de Metauten y la Encina de las Tres Patas de Mendaza

Estamos trabajando en el proyecto “Reino fungi” y como, por falta de setas en el monte no pudimos hacer la salida micológica anual, decidimos sustituirla por una visita al Museo de la trufa de Metauten.

Visionamos un documental sobre la trufa en el que nos explicaron dónde nacen de forma natural, qué son las truferas, condiciones de suelo, vegetación y climatológicas necesitan para que nazcan, cómo adiestran a los perros para encontrarlas, su recogida, su valor gastronómico, etc.

Las trufas son el fruto subterráneo de un hongo. El micelio de está asociado a las raíces de ciertos árboles o arbustos, a los que se denominan especies truferas: la encina (Quercus ilex), la coscoja (Quercus coccifera), el roble (Quercus faginea) y el avellano (Corylus avellana). Se encuentran debajo de la superficie del suelo a unos 20 cm. de profundidad aproximadamente. Hay muchas variedades comestibles de trufa. En el Museo de Metauten trabajan con la variedad autóctona: trufa negra o de invierno, Tuber Melanosporum.

Los niños/as tuvieron una trufa entre sus manos y pudieron percibir su corteza rugosa y granulada y su olor intenso y penetrante, que a la mayoría resultó demasiado fuerte e incluso desagradable.

Este hongo, tan apreciado, es un verdadero “tesoro de la naturaleza”. Y a buscar tesoros fuimos con Manuel y Trufo, los dos perros truferos de Txentxo, pero en esta ocasión las trufas fueron monedas de chocolate… (también están adiestrados para buscarlo y “marcarlo”). Los niños/as premiaron a los perros dándoles un trocito de chorizo.

Después de almorzar en el Museo, con la hermosa Sierra de Lóquiz de fondo, nos dirigimos a Ancin. Los más pequeños/as se quedaron a pasar la mañana con  los amigos/as de Infantil de la escuela de Ancín. Los niños/as de Primaria de esta escuela subieron al autobús y juntos/as fuimos a Mendaza.

El sol casi primaveral nos acompañó en la subida hasta la ladera del monte Dos Hermanas de Mendaza donde se encuentra la Encina de las Tres Patas, catalogada como Monumento Natural por el Gobierno de Navarra. Koldo nos contó en euskera una fantástica historia inventada por los chicos/as de Ancín basada en esta encina. Iranzu y Asier, alumnos/as de 6ºEP de Abárzuza, hicieron una breve exposición sobre este árbol (Quercus ilex) a sus compañeros/as. Tal como nos explicaron, se trata de uno de los árboles más longevos de la península (aproximadamente 1.200 años) y aspira a ser “Árbol europeo de 2018” en una competición en la que ya se encuentra entre los ocho finalistas.

Después de despedirnos de los compañeros/as en Ancín, regresamos a casa para comer. Una mañana muy bonita pero que se nos quedó un poco corta…

Aquí podéis ver más imágenes uno/ dos de la mañana.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.