Visitando los lavaderos del pueblo

Los niños/as de la Txabola están trabajando en un proyecto al que hemos llamado «El tiempo lo cambia todo».  Para conocer cómo era la vida en tiempos de sus abuelos/as, han elaborado una serie de encuestas sobre diversos temas: la escuela, los medios de transporte, los juegos, la ropa y el calzado, las fiestas, los medios de comunicación y el pueblo. Al entrevistar «a nuestros/as mayores», nos hablaban de un lavadero que no conocíamos, que está junto a las piscinas. Pedimos permiso en el Ayuntamiento y ayer, Mikel el alguacil, nos abrió la puerta de la piscina para que lo viéramos. Aprovechamos para hacer un paseo por el Parque fluvial junto al río Iranzu y ver también el otro, que está cerca del cementerio y al que vamos muchas veces.

El lavadero de las piscinas nos sorprendió por su tamaño y porque el agua ¡está «templada»! (por lo menos esa fue la sensación ahora en invierno…). Comprendimos por qué nos decían las abuelas que preferían ir a lavar a éste lavadero… El agua del lavadero proviene de una fuente que mana ahí y, según nos ha dicho Mikel, le llamaban «Iturbero». Ahora este agua es el que se emplea para las piscinas que, en verano, parece muy fría.

Nos gusta conocer y valorar nuestro pasado y nuestro pueblo. Esto nos ayuda para crecer y avanzar con fuerza hacia el futuro. Debemos todo lo que ahora somos a las generaciones anteriores que nos han transmitido este legado.

 

 

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.