Zorionak, Ane!!!

¡Hemos tenido un laaargo puente!. El martes pasado, 4 de diciembre, Ane cumplió 11 años. Para celebrarlo con sus compañeros/as en la escuela, hoy nos ha traído un pastel lleno de “emojis” – también llamados “emoticones” o “smileys”- muy divertido… y además ¡estaba buenísimo! Mila esker!

¡Te mandamos doce caritas con un beso enorme! Qué seas muy feliz hasta el próximo 4 de diciembre… ¡y siempre!

Mediciones con el pluviómetro

Al hablar de la lluvia trajimos a clase un pluviómetro. Es un aparato que sirve para medir la lluvia caída por m2 en un lugar. ¡Qué palabra más rara! Vimos que hay diversas palabras que utilizamos que tienen el mismo sufijo –metro.  Proviene del griego y significa “medida”.

Hicimos hacer una relación de palabras con este sufijo. Por un lado, aquellas que hacen alusión a “aparatos o instrumentos de medida”: termómetro (aparato que sirve para medir la temperatura), cronómetro (aparato para medir con exactitud periodos de tiempo muy pequeños), anemómetro (aparato que sirve para medir la velocidad del viento –el año pasado construimos uno en clase–). Y por otro, aquellas que son “unidades de medida”: kilómetro, decámetro, decímetro, centímetro, milímetro, etc.

Durante muchos días hemos tenido el pluviómetro en el balcón de la escuela y hemos aprendido a leerlo. Les propusimos hacer una recogida de datos a lo largo de una semana y reflejarlo en un gráfico. Naroa y Ander se han encargado de ello. Tuvieron que solventar el problema del fin de semana: el viernes y el sábado llovió, pero el domingo no. Luego lo presentaron a la clase y entre todos/as lo interpretamos. ¡Buen trabajo!

Más imágenes aquí.

Experimentos de flotación con sal

Una de las preguntas que se hacían los niños/as era por qué flotamos mejor en el mar que en la piscina. Para responderla, hemos realizado un experimento con agua, un huevo y sal.

La hipótesis era clara: cuando echemos sal al agua, el huevo flotará. Pero, ¿por qué? Entre todos/as han encontrado la razón: el peso del huevo no varía, así que lo que cambia es el empuje. De nuevo otra pregunta, ¿por qué el empuje es mayor ahora? Un niño ha dado una explicación buenísima (sin conocer el concepto de densidad)… El peso del agua que desaloja ahora el huevo es mayor porque tiene sal. Al realizar el experimento, se ha confirmado la hipótesis.

Y de nuevo otra propuesta: ¿qué tendríamos que hacer para que bajase? La respuesta mayoritaria: Quitar sal al agua. Pero ¿cómo?  No se puede; echándole azúcar… Finalmente a otro compañero se le ha ocurrido: echando más agua, “así le toca a menos sal”  (hablaba de disminuir la densidad). Han añadido más agua pero en el bote no cabía la suficiente. De forma que han cogido un bote más grande y al ir añadiendo más agua, hemos comprobado cómo, efectivamente, el huevo ha ido descendiendo de nuevo hasta apoyarse en la base del recipiente.

Más imágenes aquí.

Hemos realizado las traslaciones a nuestra vida, a los baños en el río o en la piscina y en el mar. Un niño nos ha hablado del Mar Muerto (en este enlace tenéis más información), que al tener tanta sal, la gente flota de forma increíble. Os dejamos un vídeo para que lo comprobéis.

 

Experimento del fantasma atrapado en una botella…

Hoy hemos visto un vídeo de “un fantasma atrapado en una botella”. Los niños/as tenían que ser capaces de explicar por qué subía y bajaba (sin leer la explicación, obviamente…). Después, han tratado de hacer ellos/as mismas este “juguete” que tiene bastante que ver con un submarino.

Explicar su funcionamiento les ha resultado bastante fácil pero, ninguno de los dos grupos ha logrado que subiera y bajara como en el vídeo aunque han probado con muchísimas variantes: más-menos agua, botella con-sin tapa, con anilla estabilizadora más-menos pesada, con estabilizadores extras (clips), con dedo de guante pequeño-grande… Aquí podéis ver más imágenes y algunos vídeos grabados por ellos/as del proceso.

Más experiencias de flotación…

Hoy cada grupo ha recibido un trozo de plastilina que debían repartir en dos partes iguales. Una vez lo hubieran comprobado con la báscula, éste es el reto que se les ha planteado: hacer “algo” para lograr que uno de los trozos flotara y explicar a los demás compañeros/as cómo lo habían hecho y sobre todo “por qué”.

Dos grupos han llegado a una respuesta bastante similar. Un grupo ha extendido la plastilina y después ha dado forma de bola a esta lámina, dejando el centro hueco; el resultado ha sido un “cilindro-esfera” más grande que la otra bola. El otro grupo lo ha logrado haciendo un agujero en el centro de la bola con una cuchara y ampliándolo después con el dedo; también han logrado una bola mayor que la inicial. El tercer grupo ha estado muy cerca de conseguirlo y los intentos han sido muy buenos… (uno de los integrantes ha propuesto darle la forma de barco, pero como la plástilina estaba mojada, han desistido).

Al tener que explicar a los demás, han comprendido mejor: “Como el peso de las bolas es el mismo, teníamos que lograr que una tuviera mayor empuje; por eso hemos hecho la bola más grande: así desaloja más agua y el empuje es mayor”. ¡Bravo!

En la siguiente sesión, entre todos/as hemos dado forma final al “acercamiento” del tercer grupo: le hemos dado forma de “barco”. Han comprobado que se desaloja mucha agua y el empuje es muy grande. Después han querido hundirlo (“hacemos el Titanic”), le han hecho un agujero en la base y hemos comprobado cómo al ir ganando peso con el agua que entraba, se iba hundiendo  hasta acabar en el fondo.

De estos experimentos han surgido dos explicaciones para la vida real fantásticas: ¿por qué flotan un carguero o un trasatlántico si son tan pesados? y ¿cómo funciona un submarino? Ha sido increíble cuando entre dos niños han “inventado” el submarino: han dado la explicación de cómo tendría que hacerse para que se hundiera y  flotara, cómo tendrían que llenarse y vaciarse unos depósitos de agua… En ese momento les hemos presentado a Isaac Peral que hace ya 130 años tuvo la misma idea…

Aquí podéis ver más imágenes.

25 de Noviembre/ Azaroak 25

El 25 de noviembre es el Día Internacional en contra de la violencia hacia las mujeres. En la escuela trabajamos todos los años en torno a este tema, adoptando diferente perspectivas. En esta ocasión nos hemos centrado en reflexionar juntos/as sobre la importancia de que cada uno/a se quiera tal como es, sin aceptar imposiciones sobre cómo debe ser, hablar, vestirse, jugar…

En nuestra clase hemos analizado juntos/as la letra de algunas canciones, para ver qué mensajes nos trasladan y ser conscientes de ello. Hemos comenzado trabajando dos canciones infantiles: una que arraigaba los estereotipos y roles adjudicados tradicionalmente a la mujer y otra, que daba fuerza a la niña para ser “como ella quisiera”. Después, nos hemos centrado en la música dirigida a los/las jóvenes. Hemos escuchado y leído la letra y visionado los vídeos de dos canciones muy actuales y conocidas entre la gente joven  (una en inglés y otra en castellano), que como han descubierto, son profundamente machistas. Aunque la música y el ritmo les gustaba, han sido muy críticos con el contenido de la letra y “el tipo de presencia” en los vídeos de las mujeres.

Como contrapeso a esas canciones, hemos trabajado una canción maravillosa “Nire gorputza da”, un canto al respeto y a la aceptación de nuestra individualidad y diferencia. Todos los niños/as de la escuela juntos hemos aprendido una coreografía que hemos bailado en la puerta de la escuela. Aquí os dejamos el vídeo.

Hacemos pruebas de flotación con diversos objetos

Hoy hemos realizado muchas pruebas de flotación con diversos objetos: ¿flotarán? ¿se hundirán? ¿por qué?

Una de las propuestas que mayor interés-dificultad ha encontrado ha sido la de dos canicas de plástico del mismo tamaño: una se hundía y la otra no. Igualmente interesante ha sido la de una cajita negra, vacía o llena de bolitas: ¿flotarían las dos?. Para su sorpresa, las dos flotaban. ¿Qué podrían hacer para que una se hundiera?

Hemos dado mucha vueltas a pesos y empujes… ayudándonos de nuestras flechas de colores que los “representan”. Más imágenes aquí.

Flotación en el agua: Principio de Arquímedes

Algunas de las preguntas que se hacían los niños/as al iniciar el proyecto están todavía sin resolver: ¿Por qué se hunde una canica y un barco no si es más grande? ¿Por qué no se hunden los barcos si son de hierro? ¿Por qué floto mejor en el mar que en la piscina?…

Hemos empezado por comprender el Principio de Arquímedes, el gran hallazgo de este gran físico, matemático, astrónomo, inventor… griego que nació 200 años antes de Cristo.  Según el relato Arquímedes, se dio cuenta del descubrimiento mientras se bañaba y, emocionado por el hallazgo, olvidó vestirse y salió desnudo gritando por las calles “¡Eureka!” (en griego “lo he descubierto”, “lo he encontrado”).

En primer lugar han “sentido” el empuje, la fuerza hacia arriba que ejerce el agua sobre el objeto que introducimos en el agua.

Después hemos tratado de “cuantificar” esa fuerza (empuje), utilizando una pelota de plástico. Para ello hemos pesado el agua que ha desalojado, 232 g.  Como la fuerza hacia arriba (empuje), era mayor que la fuerza hacia abajo (peso de la pelota, 11 g),  ¡flotaba!

Hemos “visualizado” estas fuerzas con flechas de dos colores: peso, roja y empuje, azul.  Más imágenes aquí.

 

Experimento de degradación de materiales

En la visita a la depuradora, Asier el educador del “Aula del agua” nos habló de la importancia de cuidar mucho lo que echamos por la fregadera, el inodoro, etc. O mejor, no echamos. Se producen muchos atascos en tuberías y muchas de las cosas que arrojamos son muy difíciles de limpiar y degradar. Por ejemplo, las toallitas, incluso aunque nos las hayan vendido con la etiqueta de “biodegradables”.

Nos propuso hacer un experimento: poner en dos botellas con igual cantidad de agua una toallita biodegradable y un trozo de papel de baño. Dejar pasar una semana y ver qué ocurre.

 

Lo hemos hecho y el resultado es impactante: la toallita apenas ha cambiado de aspecto, se ha inchado, ha tomado forma de “copos de algodón”, mientras que el papel  higiénico se deshecho casi totalmente, adquiriendo el agua un color más oscuro. No sabemos si con el paso de muchííííííísimo tiempo se degradará…, pero desde luego no en el tiempo que transcurre para ir desde nuestras casas a la depuradora. Está claro: ¡No podemos echar toallitas al inodoro, ni siquiera las “supuestamente biodegradables”! Pongamos una papelera en el baño.

Asier nos dio unos carteles que hemos colocado en los baños de la escuela, han llevado a las casas y van a repartirlos por los pueblos de los niños/as (Abárzuza, Eraul, Arizala, Iruñela, Ugar, Irujo): bares, sociedades, Ayuntamientos, Casa de Salud, etc. explicando qué hemos comprobado con el experimento y pidiendo que los coloquen en los baños.

Además, nos proporcionó unos desplegables informativos que hemos leído, comentado y llevarán a casa. Son muy interesantes. Podéis verlos con el resto de imágenes aquí.

Reducir el consumo. Experimento con filtros en los grifos

Una de las propuestas para reducir el consumo es la colocación de filtros aireadores en los grifos.

Como el grifo de nuestra clase no tenía, hemos comprado uno en la ferretería. Hemos visto que cumple varias funciones: retener pequeñas partículas que pueden llegar (en nuestra zona se acumula mucha cal), lograr un chorro más homogéneo (salpicar menos) y sobre todo, al mezclar el agua con aire en el chorro, disminuir el consumo.

Teníamos que comprobarlo y hemos realizado un experimento. En primer lugar, hemos hecho mediciones del caudal sin filtro: litros de agua que salían del grifo en 15 segundos (a partir de ese dato hemos obtenido en medio minuto, 1 minuto y 1 hora). El agua, después de medirla, la hemos echado a un cubo que hemos guardado en el balcón para regar las plantas… ¡por supuesto!

A continuación, hemos colocado el filtro aireador y hemos realizado las mismas mediciones. ¡Nos hemos quedado muy sorprendidos/as al ver cuánto disminuía!¡Más de la mitad!

Pero además, supimos que en el Colegio Varia de Logroño, los niños/as habían tenido la idea de fabricar filtros para los grifos utilizando tela de los bolsillos de pantalones vaqueros. Nosotros/as también hemos querido probarlo. Tal como hicieron ellos/as, los hemos dibujado utilizando una moneda de 20 céntimos y después recortado.

Hemos puesto un filtro de tela en el grifo de la clase , que ya tenía filtro aireador. Al realizar las mediciones sobre 15 segundos (y calcular los datos en medio minuto, 1 minuto, 1 hora), hemos comprobado cuánto ahorramos con respecto a cuando el grifo no tenía ningún filtro… . ¡Y ahora sí que nos hemos quedado de piedra! ¡ Casi 1.000 litros en una hora! ¡! 1 m3 de agua!

GRIFO DE

NUESTRA CLASE

LITROS

15 SEGUNDOS

LITROS

30 SEGUNDOS

LITROS

1 MINUTO

LITROS

1 HORA

SIN FILTRO 5’5 11 22 1.320
CON FILTRO AIREADOR 2 4 8 480
AHORRO 3’5 7 14 840
CON FILTRO AIREADOR

+  FILTRO TELA

1’5 3 6 360
AHORRO 4 8 16 960

Muy emocionados con el descubrimiento, los niños/as han llevado 2 filtros de tela hechos en clase para colocarlos en grifos de su casa. La idea es muy buena y fácil de hacer para el resto de grifos.