El pingüino al que le encantaban los colores

marta

Atram con una historia que sucedió en el Polo Sur

Hoy Atram nos ha contado la historia del pingüino Marcelino que, aunque era blanco y negro y vivía en la Antártida donde casi todo era blanco, prefería un mundo lleno de colores. ¡Vaya idea tan buena la de pactar con la gaviota para conseguir plumas de colores a cambio de peces!

No está nada mal acordar e intercambiarse cosas, ¿verdad?

¿Hacemos un trueque? Marta, te cambio mi pelota por tu…

3 comentarios

    • Helena el 20 enero, 2011 , a las 10:50
    • Responder

    ¡Qué mono el pingüino Marcelino! Aunque ya sé que no es un mono, pero es una forma de hablar. En fin, que te ha salido muy bien, Atram.

    Me ha gustado mucho, tenéis que seguir contándonos esas historias tan buenas ¡Continuar así chicas y chicos!

    • nouhaila el 20 enero, 2011 , a las 10:49
    • Responder

    Me ha encantado la historia que has leído. ¡Sigue así Marta!

    • kalen y chicos y chicas de primer ciclo el 19 enero, 2011 , a las 12:31
    • Responder

    Nos ha encantado el cuento de el pingüino Marcelino, Atram.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.