¡Vaya sorpresa!

Después de Navidad, en clase apareció un haba que había tocado a Kalen en el Rosco de Reyes. ¿Qué pasará si plantamos este haba? ¿Nacerá algo?

Casi todos/as pensaban que sí, que nacería una planta de habas, pero no estábamos muy seguros. Decidimos comprobarlo. Para ver mejor el proceso, en lugar de enterrarla, la rodeamos con algodón y lo humedecimos. Constatamos que al día siguiente, la piel que la cubría se abrió. Pasado otro día, se abrió. Y muy pronto comenzó a salirle una «raicita» blanquecina que, cada día se hacía más larga y se adentraba y enganchaba en el algodón. Más tarde le salió un «tallito» con una «hojita» de color verde suave que al principio estaba muy recogida pero poco a poco va abriéndose.

Nos da pena enterrarla en la tierra porque queremos seguir viéndola. Pero un día de estos, la plantaremos en un tiesto con tierra. ¡A ver que grande se hace la planta! ¿Llegaremos a recoger habas? Sería increíble…

P1240660

 

1 ping

  1. […] comenzamos con el proyecto “Con las manos en la tierra/Gure baratzea”,  pusimos a germinar en un algodón húmedo un haba del Roscón de Reyes. Aunque alguno/a dudaba, la mayoría cría que […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.