Los membrillos

Como lo prometido es deuda, hoy hemos llevado un trozo de membrillo casero a clase. El otro día al pintarlos, quisieron saber cómo eran por dentro. Antes de cortarlos, nos hemos fijado en su forma y en la del trozo de dulce: ¿A qué cuerpo geométrico se parecen? Hemos buscado entre los que tenemos en clase y, aunque alguien ha dicho “rectángulo” y “círculo”, hemos visto que…ummm, tienen volumen, así que finalmente han elegido la “esfera” y un “prisma”.
Al partirlos por la mitad, se veían muy bien las semillas y han comentado que se parecen muchísimo a las manzanas. Algún niño/a ha guardado alguna semilla para llevar a casa y plantarlas en su huerta y así, quizás, tener un árbol de membrillo o membrillero. Ninguno habían visto la flor del membrillo que luego se transforma en esta hermosa fruta. Como este año ya no podemos verlas, os dejamos aquí una foto.
Al probar la fruta, les parecía muy aromática, dura y un poco ácida, pero les ha gustado; Sin embargo el dulce, no a todos/as. Ander ha inventado un sándwich de membrillo (dos trozos de fruta con dulce en medio) que ha resultado ser una explosión de sabores: ácido y dulce a la vez. (Más imágenes aquí).

 

1 comentario

    • Norberto el 28 octubre, 2016 , a las 20:24
    • Responder

    Seguramente a Ander no le gusto mucho que digamos… creo :<

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.