Matemáticas de otoño

Vivir e ir a la escuela de un pueblo es una suerte. Estos días los niños/as traen frutos de sus casas o de las de sus abuelos/as a clase. Al entrar por la mañana huele a membrillo…

Hoy teníamos granadas y madroños. Hemos estado viendo fotografías de árboles de madroño, hablando de cómo les gustan los madroños a los osos, hemos visto imágenes de la estatua del oso y el madroño de Madrid, de cómo forma parte del escudo de esa ciudad, de cuál es el escudo de Abárzuza  y el de Arizala…

Después hemos aprovechado para contar. Hemos buscado diferentes formas de agrupar las granadas (descomposiciones del número) y las hemos anotado en la pizarra.

Como había muchos madroños, los hemos agrupado de diez en diez para contarlos (decenas) y hemos descubierto que teníamos…72.

Hoy hemos comido los madroños (cada uno/a no más de 8, porque no lo aconsejan). A algunos no les han gustado mucho. Un niño describía su sabor como ácido y dulce a la vez y un poco áspero. En el recreo les hemos invitado a los compañeros/as de Pixela.

Finalmente hemos descubierto entre todos/as las diferencias y similitudes entre ambas frutas y las hemos escrito en nuestro cuaderno (forma, dureza, tamaño, tipo de piel, color, etc.). ¡Caramba! Todo lo que se puede aprender con los frutos del otoño…

(Para ver más imágenes clicar aquí)

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.