¡Ya hemos hecho el tablero!

Cuando pensaron las fichas, los chicos/as de la Txabola también decidieron cómo hacer el tablero. Lo pintarían de blanco y negro y, para para reconocer el límite de cada casilla, pondrían unos palitos: los de las brochetas.

Como el tablero se sitúa con la casilla blanca a la derecha del jugador/a, la marcaríamos con nuestro «palito-posición».

El trabajo de dibujar el tablero no era fácil. Había que medir las fichas («por donde es más grande»…su diámetro) y calcular de qué tamaño debían ser las casillas y, al mismo tiempo, calcular el tamaño del tablero para que cupiese en el cartón. Finalmente, centrar el tablero en el cartón fue la tarea más complicada, pero lo consiguieron.

Por parejas, lo pintaron con pinceles y témperas: Aimar y Robert las casillas negras y Riham y Ander las blancas. La profesora pegó los palitos de brocheta con silicona caliente (esto puede ser peligroso).

Confeccionar el tablero ha sido una propuesta en el que se trabajaron muchos conceptos matemáticos: formas geométricas, líneas paralelas, perpendiculares, ángulos rectos, medida de longitudes, cm y dm, cálculo mental, «multiplicaciones y divisiones»… Y sobre todo movilizaron y aplicaron todos sus saberes matemáticos para resolver un problema real. Un trabajo de matemática competencial.

¡Ha quedado requetebién!!! Las fichas encajan perfecto y no se salen… ¡Un aplauso enorme Txabola! ¡Nos ha costado mucho esfuerzo, pero ha merecido la pena!

Más imágenes del proceso final de fabricación.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.