Experimento con levadura

En el proyecto “Reino fungi” hemos descubierto muchísimas cosas. Comenzamos por las setas como alimento y esto nos llevó a confeccionar nuestra Pirámide alimenticia, descubrir cómo se clasifican los alimentos (de una forma bastante diferente a las primeras que los niños/as hicieron al comenzar el proyecto),  qué alimentos necesitamos para vivir con salud y qué nos aportan cada uno de ellos, la importancia del agua, cuánto debemos beber, cómo hacemos la digestión, conocer el aparato digestivo…

Pero dentro del Reino fungi o de los hongos, además de las setas (hemos conocido sus partes, cómo se reproducen, hemos hecho experimentos para recoger esporas y verlas en el microscopio, hemos observado y dibujado setas desde todas sus perspectivas…), también nos hemos acercado a los mohos (viendo como nacen y crecen, hemos visto sus esporas, percibido su olor y sentido su textura…),  hoy hemos querido conocer un poco las levaduras.

Hemos realizado un experimento para comprobar cómo se alimentan las levaduras. Utilizando levadura, azúcar, agua tibia, un globo y una botella de plástico, hemos observado cómo después de mezclarlos y transcurrido un tiempo, el globo se infla. ¿Por qué ocurre esto? Las levaduras son hongos muy pequeños, unicelulares, que se alimentan de azúcares, de los cuales obtienen energía en el proceso llamado de fermentación. Los productos de esta fermentación son alcohol etílico y dióxido de carbono, CO₂, que es el que hace que el globo se infle.

Los niños/as han trasladado perfectamente este fenómeno a la elaboración del pan o los bizcochos y han comprendido a qué es debido el aumento de volumen de la masa y por qué se producen “los agujeritos” en la miga.

Al realizar estas actividades, además de iniciarse en el método científico (formulación de hipótesis, introducción y control de variables, análisis de resultados, extrapolación de los mismos, etc.), llevan a cabo muchas actividades de tipo matemático (pesar, medir volúmenes, utilizar unidades de medida de peso, de líquidos, de temperatura, de tiempo –al calentar el agua, transcurso del experimento–, etc.).

Y sobre todo, ¡había que ver su cara de sorpresa y asombro! Más imágenes del proceso aquí.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.