El futuro en una matrioska

Al indagar en el pasado (“En tiempos de Mari Castaña”), los niños/as realizaron con frecuencia comparaciones con el “ahora”, valoraciones: ¡qué suerte poder jugar en la calle sin coches!, en la plaza no había coches aparcados, en el pueblo había más árboles y más animales, ¡ahora hay menos fuentes!, las familias oían todas juntas la radio ¡qué guay!…Pero también: las casas eran más viejas, , ¡qué mal sin agua y sin luz en las casas!, no tenían dinero para arreglar las calles, tenían pocas cosas para comer, casi no salían del pueblo, parecían más viejos/as “porque no se daban crema”, ¡qué mal sin teléfono!…

Después de muchas conversaciones sobre el pasado y el presente, les propusimos  hacer una incursión en el futuro: ¿Cómo imaginas el mundo? ¿Y tu pueblo? ¿Y tú?

Para plasmarlo emplearíamos la idea de una matrioska. Después de ver cómo eran las verdaderas muñecas de madera rusas, cada uno/a ideó su propia “cajas contenedor multinivel” de muy diferentes formas. Las matrioskas, en tres niveles, guardarían nuestra idea-deseo de cómo será el mundo, mi pueblo y cada uno de nosotros/as en el futuro.

Hablamos de los problemas que hay en el mundo y surgieron muchos temas: guerras, contaminación, animales en peligro de extinción, refugiados, desigualdad, racismo…e imaginaron cómo sería el mundo que ellos desean en el futuro y lo escribieron. Repetimos igualmente con relación al pueblo: qué problemas hay, qué echan en falta, qué les gustaría para el futuro. Y finalmente, a nivel personal, cómo les gustaría ser, qué profesión desearían tener, con quién les gustaría vivir, dónde… Cada uno de los escritos quedó guardado en una de los tres niveles de su matrioska.

La idea es introducirlas en una cápsula del tiempo: guardar la matrioska en una caja impermeable y hermética y enterrarla. Decidimos que la desenterraremos y la abriremos 20 años más tarde, todos/as el mismo día: el 27 de marzo de 2038… Y veremos qué ha ocurrido. Nos llamaremos por teléfono (o el medio de comunicación que entonces haya…), charlaremos y recordaremos…porque nuestro presente, será ya pasado.

Aquí tenéis más imágenes del proceso.

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.